domingo, 14 de diciembre de 2008

Me habéis matao

Es lo que repetía después de la sorpresita de 70 km que me tenían reservados los otros dos integrantes del Trío Lalalá Bikers. Suerte que la butifarra de hoy ha sido completamente desproporcionada. Con esto en el cuerpo tiras lo que haya que tirar:




La excursión empezó para mí unos 30 minutos antes que para Francisco y Gregori, porque fui en bici hasta casa de Francisco. El recorrido empezó como de costumbre yendo hasta la Font del Lleó y, desde allí, hicimos la subidita de la carretera de las aguas, que cada vez me cuesta un poco menos. Yo creo que si no fuera por el dolor en el culo podría subirla sin parar, pero es que soy muy sensible y no hay manera :-)



Bajamos por la carretera y luego por una pista muy chula. En este punto de la salida descubro el plato grande, y que no sólo se puede utilizar en bajada. Llegamos a Can Borrell, un poco de dopping legal, y decidimos ir hasta Cerdanyola, para luego ir hacia Montcada y coger el cauce del Besós. En ese punto fue cuando me pegué el primer rejostio. Ese puente con agujeros en diagonal estaba hecho con muy mala idea, y ese cambio de dirección de la chica hizo que metiese la rueda en el agujero. Lo peor fue que se me agarrotó el gemelo y tuve que estirar mucho rato hasta que lo recuperé. Luego con cuidadito para que no se me volviese a agarrotar.



Una vez en el cauce del Besós, el resto de la excursión fue llanear, gran palabra que utiliza Francisco cuando le quiere quitar importancia al trazado, hasta Barcelona, coger Diputación de lado a lado, llegar a Plaza España y vuelta a casa.



El resultado: 6 horas y 45 minutos de excursión, menos la horita -tirando largo- de la butifarra, 57 km juntos (más el trozo Bellvitge-Plaça Sants), buen tiempo, un trayecto muy agradable y otro día genial. Eso sí... ¡Me habéis matao!

4 comentarios:

Yolanda dijo...

A este paso te vemos en los próximos Juegos Olímpicos con unas piernas dignas de Jean Claude Van Damme, para deleite de féminas propias y extrañas. Ya me voy agenciando la banderita para animar, que a mí eso de dar gritos a los esforzados deportistas se me da de maravilla. Espléndido tu recorrido y aún más el espíritu que llevas. Hay que cansar el cuerpo para descansar la cabeza.

Mi hermana y mi cuñado, atletas elitistas ambos hace unos años, siempre dicen que, cuando te acostumbras al ejercicio, luego es muy difícil pasar sin él y que te da satisfacciones inusitadas aunque no vayas a competir. Persiste en el intento, que veo que te sienta muy bien.

Ah, por cierto, el catalán no lo hablo, por desgracia, aunque tengo amigos en Tarrasa y Barcelona. Pero escrito lo entiendo bastante bien. Y a tí te voy yo a contar lo que hablo en la intimidad, truán.... Besitos de buenas noches.

lucalvago dijo...

Me ha gustado esa frase "hay que cansar el cuerpo para descansar la cabeza". Tengo que entrar a ver esas últimas opiniones tan exquisitamente escritas como siempre... Hace ya mucho tiempo que no reparto excepcionales. Un besito, morenita :-)

PacoPani dijo...

'Me habéis matao'...lo que pasa es que estás todo el día repartiendo besitos a diestra y siniestra y, claro, después llegas cansao a la excursión.

Hombres!

lucalvago dijo...

Yo no reparto besitos a diestra y siniestra. Los reparto selectivamente. Un besito, morenito :-)