lunes, 28 de diciembre de 2009

Navidad

Barcelona ha amanecido otra vez lluviosa. Llevamos una semana así, pero hoy hay tan poca gente trabajando que el tiempo del trayecto no se ha multiplicado sino dividido por dos. No me gusta demasiado la Navidad: aunque soy muy familiar, esta sensación de amor forzado por la época del año me parece bastante hipócrita. Aún así vuelvo a caer otra vez en las redes de El Corte Inglés para comprar esos regalos que cada vez son más difíciles de encontrar. Luego está el tema de mi madre. Tiene mucha gente alrededor intentando que no piense en lo que no puede dejar de pensar. Mención aparte el caso de mis padrinos, demasiado mayores para un viaje de mil quilómetros en autocar, pero que han venido desde el otro lado de España para pasar diez días con ella. "Pensaba que sólo volvería a Barcelona para tu boda", me decía mi madrina. No lo harían por cualquiera, estoy seguro. La gente que te quiere está cuando se le necesita.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Regalo

Sensación de circulo cerrado, de que los planetas se alinean, de que todo cuadra, de que las piezas encajan y el argumento fluye hacia el final feliz. ¿Demasiado pronto o demasiado tiempo perdido?

viernes, 4 de diciembre de 2009

Como me gusta

Navegando (o divagando) por Youtube, y sin buscarla a propósito, me he reencontrado con esta pequeña joya que, aunque suene algo cursi a estas alturas y sea más propia de adolescentes que de cuarentones, no deja de encantarme. ¿Será porque es una canción de amor en la que no se llora la pérdida del amado? ¿O será por esa soberbia voz rasgada de pretendido italiano?

lunes, 30 de noviembre de 2009

Zuuuuuuuuuuuuum

Ha sido uno de esos fines de semana que te dejan muy buen sabor de boca pero pasan como una exhalación. El viernes por la tarde salí pronto del trabajo y fui a revisar la bici plegable y, mientras me la miraban, compré una mochila para llevar el portátil, que se cuelga en la parte trasera del sillín, y una funda para protegerlo. Por la noche, cafetito terapéutico y cena con los de Castefa. El sábado por la mañana volví a coger la bici de montaña con los Lalalá después de mucho tiempo y me encontré muy bien con ella, incluso sobrado de fuerzas en algún momento. Por la tarde hice una horita de bodypump subiendo peso. Ya vuelvo a bombear con todos los discos que tengo y parece que el lumbago quedó atrás definitivamente. Por la noche fui al cine a ver Celda 211, que me gustó mucho, y a cenar. Y después otro cafetito (creo que empiezo a tener un problema) y otra de esas charlas tan gratificantes. ¿Será por la charla o por la compañía? Ayer en casita, aprovechando una tarde de domingo lluviosa como mejor se aprovechan: viendo una buena película acurrucado en el sofá y tapado hasta las orejas con una mantita. Se ve que jugaban el Barça y el Madrid... ¿Cómo puedes no ver un partido así? Igual no me gusta el fútbol tanto como a ti. O igual tenía cosas mejores que hacer que ver a veintidos tíos corriendo detrás de una pelotita. Por cierto, el portátil ni tocarlo...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Sorpresa

Reconozco que no estoy acostumbrado y, cuando la gente actúa como yo espero que actúe, me emociono.

Hoy, volviendo de una reunión, me he encontrado con la tía de una ex mía (o debería decir "con la tía de mi ex", porque ha sido la que más me ha aguantado) y hemos estado hablando unos minutillos. "Te echamos de menos", ha dicho con los ojos llenos de lágrimas, "siento lo de tu padre". He llegado a la oficina aún con la impresión de que había perdido mucho al dejar de ver a esta mujer y con esa sensación ambigua entre la tristeza y la alegría. Ahora me sabe mal no haberle demostrado en su momento lo que intenté demostrar a otros que esperaban más y merecían mucho menos.

Ayer había quedado y el amigo Murphy hizo que todos los planetas se alineasen para que no pudiese salir a la hora. La avisé. "No te preocupes, te espero mirando tiendas", me contestó. Y, a los cinco minutos, un mensajito. "Espera, ¿quieres que me acerque a L'Illa yo?". Sí, ya sé que es lo que debería ser pero no es lo que ha sido. Y me sorprende.

domingo, 22 de noviembre de 2009

sábado, 21 de noviembre de 2009

Control

Son las 8:11h del sábado. Ayer me acosté pasadas las dos y ya me he despertado, pero por una vez no ha sido espontáneamente por insomnio sino agradablemente por el nokia tune de un mensajito que no era de mi amiga Movistar. Tengo sueño, pero no es nada que una buena siesta no arregle. Ha sido una semana muy exigente, con conflictos en el trabajo, trámites, viaje relámpago y situaciones de estrés incluidas y, aunque muchas cosas van mal y me está costando un poco poder con todo, estoy ilusionado. Y curiosamente, después de mucho tiempo, me parece que vuelvo a controlar la situación.

martes, 17 de noviembre de 2009

The Story of us

Es una de mis películas favoritas, llena de guiños de complicidad, y con una de esas escenas -cuando Bruce Willis le pregunta a su familia qué ha sido lo peor y lo mejor del día- que tanto me gustan y que no acierto a explicar por qué.

Lo peor: el tonto de turno que cree que hacer bien el trabajo es echarle la culpa a los demás de sus limitaciones y que convierte tu día, sin ningún tipo de remordimiento, en algo que querrías no haber vivido. Supongo que cree que ha ganado a los puntos. No se da cuenta de que es mejor un Luis colaborador que un Luis reactivo. No tardará en notarlo. El problema de tener tanto trabajo es que no puedes atender a todo el mundo con la atención con la que desearías hacerlo.

Lo mejor: esa sonrisa que casi me ha hecho olvidar lo peor del día. Parece mentira cómo puede cambiar el mundo según la perspectiva con la que lo mires...

domingo, 15 de noviembre de 2009

El último trámite

Un día duro. Demasiado. Demasiado duro e innecesariamente duro. Nunca entenderé porqué todo está montado siguiendo tantos convencionalismos y por qué no se tiene en cuenta el efecto que provoca sobre las personas. Me sorprende ver a mi madre desmoronarse, con lo fuerte que es, y ver cómo la mayoría de gente no entiende que es más importante mantenerse en segundo plano y hacer la situación más llevadera, que acercarse para demostrar que has cumplido con el protocolo. Soy Pepe, un vecino de tu padre.... Ya, y esperas que me acuerde, ¿no? ¿O esperas que le comente a mi madre que has venido? Supongo que quedé una vez más como el antisocial convencido que supongo que soy al llevármela de allí en cuanto acabó la misa. O igual no soy antisocial y simplemente tengo algo de criterio. No podemos irnos tan pronto, Carlos, que la gente lo hace porque nos quiere. Sí, sí, pero vamos, vamos... Tampoco avisé a ninguno de mis amigos. ¿Para qué? Ya me habían demostrado todo lo que me tenían que demostrar. Me conocen, saben de mis radicalidad en según que temas y no se enfadarán conmigo. Y si se enfadan... si se enfadan igual no son mis amigos. O igual no deberían serlo. El día de ayer sólo hubiese sido una obligación para ellos y a mi me hubiese hecho estar un poquito menos por mi madre. ¿Quedar bien o estar bien? La decisión está clara.

jueves, 12 de noviembre de 2009

¿Qué es el destino?

¿El convencimiento de que hay un ente superior que alinea los planetas para que su influjo haga que pase lo que tenía que pasar? No había vivido demasiadas casualidades como la de aquel día: volvía a casa ensimismado en sus pensamientos, imaginándose la posibilidad con una media sonrisa en los labios, y escucho estupefacto como le llamaba desde detrás suyo. Y lo mejor su reacción al verlo: nerviosa, espontánea, tímida, pasional... No, definitivamente no eran imaginaciones suyas. Y si lo eran, que no se acabasen nunca. Tenía que tener algún defecto, y lo buscaba insistentemente, casi de manera obsesiva, pero no lo encontraba. Estoy flipando, le decía ella. Pues anda que yo...

domingo, 8 de noviembre de 2009

Cállate y conduce

Después de despertarme a las 7:30 sorprendentemente bien, sin fiebre ni dolor de estómago ni ninguno de los síntomas de la inoportuna gripe de ayer, y después de adelantar un par de horas el trabajo de mañana, pringadus habemus, me he dispuesto a hacer la clase de bodypump 69 -buen presagio- y he llegado hasta esta canción, en la que me he quedado clavado por un ataque de lumbalgia. Ahora estoy postrado en la cama, con la esterilla caliente en los riñones. Si es que ya no tengo edad para según qué alardes. Eso sí, la canción, la niña y la interpretación, de traca... ¡Qué arte para sujetarse el trapo en el pantalón! Si mi mecánico fuese así no me importaría tanto visitarlo de vez en cuando. ¿Que me calle y conduzca? ¿Cómo voy a negarme?


So when you are ready let me knoooow, knooow, knooow
come on and what you are waiting foooor, fooor, fooor
my head is ready to explooooode, explooode, explooode
so start me up and watch me go, go, go, gooo, gooooo

sábado, 7 de noviembre de 2009

No me lo puedo creer

No recuerdo la última vez que tuve gripe. Y precisamente hoy. En momentos así vale la pena recordar que las cosas no están tan mal como parecen (o que por lo menos podrían estar peor) y tomárselo con un poquito de humor, ¿no?


viernes, 6 de noviembre de 2009

Contradicción

¿Cómo puedo estar tan decaído y tan contento al mismo tiempo? ¿Es lógico estar tan cansado y meterme una hora de bodypump con todas las pesas de las que dispongo? ¿Y por qué aguanto hasta tan tarde sin dormir? Es absurdo incluso para mi. Nunca se me había olvidado una cena el día siguiente de haber quedado. El señor Planificación nunca olvida. Nunca. Eso debería pasarme dentro de veinte años por lo menos, pero no ahora. ¿Y por qué un mensaje infantil me eleva hasta el cielo? Venga de quien venga, es igual, que son treinta y seis tacos... Y sobretodo, ¿por qué estoy tan irritable? Me irrita estar irritable. Creo que los gemelos atacan estos días más de la cuenta. Y son dos contra uno. Y golpean dos veces, por lo menos...

jueves, 29 de octubre de 2009

Palabras

Bonito discurso.
No es un discurso, estoy convencido.
Pues bonita convicción.
Al final las palabras no cuentan.
Ya, pero casi me caigo de la silla.

sábado, 24 de octubre de 2009

Otra vez esa sensación de hormigueo constante en el estómago pero, por primera vez en mucho tiempo, por algo bueno. Los últimos días me han recordado esas películas tan enmarañadas donde todo se reconduce en los últimos cinco minutos para que el final sea perfecto. Estoy nervioso, pero esta vez me gusta estarlo. Será otro sábado por la noche que pasaré solo y en casa, y que acabará con otra sesión de bodypump para intentar aplacar los pensamientos recurrentes con ejercicio físico. "¿Es suficiente?" me preguntabas. De momento sí.

viernes, 23 de octubre de 2009

Es cuestión de valor

¿Sabes cuando dos neuronas entran en resonancia al oir una canción? Desde que me he despertado no puedo quitármela de la cabeza...


Cuando miro tus ojos, puedo adivinar
Te mueres de ganas, por qué disimular
Estás asustado, lo quieres negar
Tu piel ya lo sabe
Tiene que llegar

Ven y atrévete, sedúceme
Soy lo mejor que va a pasarte
Enrédame, conquístame
Ven y arriésgate

miércoles, 21 de octubre de 2009

La Toñi

Ayer la Juani se trajo a una amiga a casa. No es tan grande, pero es igual de juguetona. Toñi... unos amigos.... unos amigos... Toñi.

lunes, 19 de octubre de 2009

Cuando

Cuando no lo tienes, lo quieres
Cuando lo tienes, te falta algo
Cuando consigues ese algo, ya no lo quieres
Cuando no lo quieres, quieres quererlo
Cuando no puedes quererlo, quieres dejarlo
Cuando lo dejas, te duele

domingo, 18 de octubre de 2009

Cuatro horas

Ayer me acosté tarde, con los párpados pidiendo clemencia después de haber dormido cinco horas la noche anterior, de pasarme seis horas de aeropuertos y del decaimiento propio del final del estrés contenido, y con sus palabras aún martilleandome la cabeza. Estoy muy ilusionado, pero creo que se me está juntando con todo lo demás. Demasiados frentes abiertos, demasiadas cosas que quiero hacer y demasiadas que no me atrevo a hacer: tengo que eliminar grados de libertad del enunciado del problema si quiero que tenga solución. No tiene sentido estar tan cansado y despertarme a las cuatro horas. Como odio no poder dormir y que sea normal.

sábado, 17 de octubre de 2009

La pregunta incómoda

Y la respuesta sincera, aunque suponga justificar lo injustificable. No sé si cara a cara hubiese sido capaz, pero aún así estoy contento: si preguntas es porque quieres conocer la respuesta. ¿O es sólo por ponerme en un aprieto? Porque lo has logrado...

domingo, 11 de octubre de 2009

sábado, 10 de octubre de 2009

Imsomnio

¿Sabes lo que se siente cuando el corazón te late deprisa, cuando notas las mariposas revoloteando en el estómago, cuando te das cuenta de que es algo más que tu imaginación, cuando no te lo puedes creer?

Este fin de semana he empezado fuerte con la bici y el bodypump. El tan traído y llevado cansar el cuerpo para descansar el alma. Sí, sí, ese mismo cuerpo que se empeña en no descansar. Hoy me tenía que levantar a las 7:30 para hacer los sesenta y cinco quilómetros del Besós, pero mi cuerpo ha dicho que tenía bastante de dormir a eso de las 6:30, después de despertarme cada veinte minutos durante toda la noche. Esa horita muerta me ha servido para seguir con mi ardua investigación, esta vez con éxito.

Por cierto, la pequeña maravilla del vídeo, del track de lunges de bodypump 62, que ni pintada...

When I look in your eyes
I still go crazy
That old flame comes alive
It's starts burning inside
Way deep down inside
Oh baby
You know when I look in your eyes
I go crazy

domingo, 4 de octubre de 2009

Clarificador

Acabo de llegar a casa y, aunque es demasiado tarde, me apetece escribir un poco. Hoy -ya ayer- he ido a la boda de una amiga. Día de contrastes, día de emociones constantes. Y la primera en la frente: se me han llenado los ojos de lágrimas cuando su sonrisa ha mutado en expresión seria mientras me decía: "ven aquí a hacerte una foto conmigo, no sabes cuanto te lo agradezco, Carlos, de verdad". He llorado -cosa difícil- pensando en como sería este día en mi caso si algún día llegaba. Me he sorprendido bailando cuando no me apetecía bailar o cantando cuando no me apetecía cantar, y creo que lo necesitaba. Me he sentido incómodo ante las miradas desaprobadoras por la improcedencia de disfrutar cuando debería estar sufriendo. Se me ha puesto el corazón a mil como hacía tiempo que no se me ponía cuando esa preciosidad (you are so, you are so...) ha tonteado -o a mi me ha parecido que ha tonteado- conmigo. ¿Y qué me llevo de todo esto?. Muchas cosas: la certeza de que que era mucho más importante para mi de lo que yo creía, la tristeza porque no pueda ver algo que le hacía tanta ilusión, la confirmación de que lo que me sugería mi corazón es lo que quiero (o lo que no quiero), las mariposas en el estómago por algo que no es nada y que podría ser mucho, la sensación de liberación después de llorar... ¡Ah! Y la frase de Isa: "claro que has hecho bien, vive...".

lunes, 28 de septiembre de 2009

sábado, 19 de septiembre de 2009

Homófobo o natural

Situación 1:
Vuelvo a mi sitio después de cinco minutos de relax:
- Ostras, acabo de ver a XXX. Qué afeminado, es espectacular.
- Hombre, no es tan afeminado, ¿no?
- Anda que no. Y es muy buen tío, hemos estado hablando un buen rato.
- Eso ha sonado bastante homófobo.

Situación 2:
Llueve y me he dejado el paraguas en casa, y tengo una reunión de pingüinos bastante lejos, así que le pido a una amiga que me deje el suyo. Mierda, es violeta. Como no podía ser de otra manera se pone a llover. Comentario de mi jefe:
- ¡Que paraguas más chulo! Pero mejor no lo saques en según qué sitios...
- ¡Que igual consigues lo que no buscas! (remata mi otro jefe)
- Bueno, o igual lo que busco, ¿no?
Silencio incómodo.

La primera situación me molestó bastante, tengo que reconocerlo. Que me tachen de homófobo me pone muy nervioso porque creo que no lo soy, y si es afeminado, pues lo es, ¿qué culpa tengo yo? De hecho, admiro muchísimo lo que se cuidan. Pues hazlo, me espetaba un amigo cuando se lo comentaba. Ya lo hago, pero nunca llegaré a ese grado de perfección en el bronceado o ese cuerpo tan trabajado. En el fondo no me importa lo suficiente para invertir tanto tiempo, dinero y esfuerzo. Supongo que lo del bodypump y la bici lo hago porque me divierte. La segunda situación fue muy graciosa, aunque igual no tenía que haberla provocado. Me gusta hacer malabarismos con la ambigüedad y que la gente me escudriñe intentando adivinar si hablo en serio o en broma. Y sé que no debería decir según qué cosas, porque condicionan lo que la gente piensa de mi. Y me importa, claro que sí. Al volver de la reunión le aclaré a mi jefe que el paraguas no era mío, y él me miró arqueando una ceja: claro, claro...

lunes, 14 de septiembre de 2009

Luz

Porque compré un libro que no tenía pensado comprar. Porque vi un jabalí. Porque la vi llorar por no querer dejarla pero no querer verla destruirse. Porque hice bodypump y todo empieza a estar en su sitio. Porque me aclaré un poquito más. Porque acabaron las fiestas... por fin. Porque me regalaron un móvil. Porque no la entendí... otra vez. Porque tuve guardia y no me llamaron. Porque fui a correr y me vuelven a doler las piernas. Porque me sigue doliendo que no lo entienda. Porque subieron a casa a tomarse un café. Porque no trabajé. Porque no la vi... porque no me vio. Porque vuelvo a tener los ojos abiertos. Porque sigo con las mariposas en el estómago... y no sé cómo quitármelas. Porque es el último fin de semana antes de volver a coger la bici. Porque. Porque. Porque...

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Remordimiento

Objetivamente no era trabajo mío y, como cada día, he salido a las seis cuando tenía que haber salido a las dos. La diferencia es que hoy estaban. Supongo que no había alternativa. Aún así, mi estómago me dice que no he cumplido. Y mi cabeza me dice que les he dado un argumento más. Esta sensación de ser la diana porque soy redondo y estoy colgado en la pared me mata. Supongo que soy yo, que veo fantasmas. Mañana volveré a estar en el trabajo a las siete o siete y media como máximo. Como máximo y como cada día. Soy un pringao.

martes, 8 de septiembre de 2009

Running

Segundo día saliendo a correr. La marca es bastante discreta, la verdad: algo más de dos quilómetros en unos veinte minutos. He llegado a casa extenuado, contento porque sigo entero y sin ningún dolor excesivo en ninguna parte del cuerpo, pero todavía dándole vueltas al cambio de ritmo. La verdad es que no le he visto venir y me he quedado quieto, con cara de tonto. De fondo me ha parecido oír el ta-ta-ta-taaaaaa. Supongo que, siendo rigurosos, he vuelto a ceder. Tengo menos credibilidad que un billete de mil duro: cambio de planes por n-ésima vez. ¿Me los cambian o los cambio y me convenzo de que me los cambian?

domingo, 6 de septiembre de 2009

Los tiempos cambian

Desde antes de las vacaciones le vengo dando vueltas a la idea de ir a correr un par de veces por semana. Me frenan mis rodillas, que siempre me dan más guerra de la que deberían. Ahora, tras un par de meses en los que he hecho bastante más deporte del habitual, tengo los cuádriceps más fuertes y, teóricamente, deberían molestarme menos. Hoy he salido a la búsqueda de sitios por donde correr sin pisar asfalto y me he encontrado con la agradable sorpresa de que en mi barrio no queda tierra. Aún recuerdo cuando salía a correr en la época de la universidad. Tampoco hace tanto tiempo... Donde antes había tierra, ahora veo cosas como un hotel de cinco estrellas, un Mediamarkt gigante, una universidad de medicina, un gimnasio de lujo o carriles bici, que por supuesto nadie usa. Para pisar tierra he tenido que entrar en un parque y, sinceramente, no me veo corriendo entre abueletes jugando a la petanca y papis que llevan a pasear a sus niños. Supongo que es parte del progreso.


sábado, 5 de septiembre de 2009

Tell me

Pensaba que volvería más tarde, pero al final ha habido desbandada y he llegado a casa a las siete. Demasiado tarde para planes de emergencia, he optado por la opción bodypump. Hace unos días conseguí tres nuevas releases y hoy he probado la sesenta y ocho. Impresionante. Después he buscado una de las canciones que más me ha impactado: What do you want from me, de Cascada. ¿Quien se resiste a acabar el track de espalda, con un tío de noventa quilos gritando "give me four mooooore!" con esta música de fondo?. Así estoy, que los remos triples me han matado. Y que conste en acta, vampiresa, que la letra es casualidad. De verdad.


Just tell me what do you want from me,
This is love in the first degree,
Tell me why, everytime I feel your eyes all over me.

Tell me what do you want from me,
Are you mad enough to see,
That its hard to cross the line,
Come on now, set me free.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Espectacular

El escenario, el intérprete, la música...

lunes, 31 de agosto de 2009

Esto no estaba aquí

Pensaba que sólo lo notaba yo, pero parece que es más evidente de lo que yo creía. Al final resultará que valdrá para algo. Como mínimo para henchir mi ego. No es que lo necesite, porque de eso voy sobrado (de ego, digo), pero no deja de ser agradable, muy agradable...

jueves, 27 de agosto de 2009

No, no, no

Hoy tengo un día geminiano, con transiciones recursivas entre la euforia y el abatimiento. Ya sé que suena extraño, pero me gusta esta sensación estomacal de cambio inminente. Supongo que la euforia es debida a que ya he tomado una decisión, o eso creo ahora mismo, y el abatimiento porque no veo como aplicarla. "Tienes que aprender a decir que no", me repetía mi madre de pequeño. Treinta y seis tacos y aún no he aprendido. Tengo un amigo al que le pasaba lo mismo, y su padre le decía siempre, frase genial donde las haya, "Si fueras una tía todos los tíos te meterían mano".

En otro orden de cosas, releyendo mis últimos posts me he dado cuenta de que el trabajo sigue en un segundo plano riguroso. Buena cosa. Por ejemplo, hoy he desaparecido a la hora de comer para quedar con mi prima, que se ha empleado a fondo en la tarea de ponerme los dientes largos con sus vacaciones en Sudáfrica. La verdad es que su entusiasmo me ha convencido, si es que no lo estaba ya, de que estas han sido mis últimas vacaciones condenado a usar el comodín Xegunde. Como lo único que se me ocurre a estas alturas es tirar de bicicleta, voy a hacer todo lo necesario (cursos de mecánica, comprarme el portabicis, mirar alforjas, etc) para tener siempre una vía de escape que me motive, en forma de cicloturismo. Hay que hacer todo lo posible para que la situación no decida por tí.

Son las 16:47 de un jueves de verano. Teóricamente salía a las 14:00. Claro que teóricamente también había entrado a las 8:00. ¡Ja! Aunque intente engañarme, sigo trabajando demasiado pero, por lo menos, he conseguido distanciarme un poquito del estrés que me ocasionaba. Me voy a casa ya.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Exhibición impúdica

Tom Sharpe me ha vuelto a sorprender con esta pequeña maravilla. Después de leer Bastardo Recalcitrante y Reunión Tumultuosa puedo decir que este es el más corrosivo y disparatado de los tres, y el que más me ha gustado sin duda. Ahora entiendo perfectamente que fuera acusado de político subversivo y comunista peligroso, y más tarde deportado de Sudáfrica por actividades antigubernamentales. El libro es la segunda parte de Reunión Tumultuosa (y continúa con su crítica feroz al Apartheid) y vale la pena haber leído éste antes para entender ciertos guiños del autor. Me he reído mucho, mucho y he tenido que disimular mis sonrisas al notar las miradas de incomprensión de mis compañeros de autobús. Recomendable, muy recomendable. Mi siguiente objetivo será algo más serio: El Ocho, de Katherine Neville.

martes, 25 de agosto de 2009

La compra del soltero

  • Yogures desnatados de ciruela.
  • Una tarrina de queso de untar light.
  • Pan tostado integral.
  • Dos chapatas.
  • Melocotones.
  • Ciruelas.
  • Uvas.
  • Plátanos.
  • Melón.
  • Sandía.
  • Paraguayos.
Asquerosamente hipocalórico. He tenido -de hecho tengo- un problemilla hemoalaico y he optado por subsanarlo a base de extremar aún más mi dieta, beber una cantidad irracional de agua y no hacer bodypump y bicicleta. Este último punto lo llevo bastante mal: dejar de hacer ejercicio físico, aparte de que no sé donde gastar las fuerzas, se traduce en que el cerebro centrifuga a 1200. Así que para no divergir más de la cuenta, he ido a comprar. Luchar con el escuadrón de marujas y pensar demasiado no es compatible. Además, había una razón objetiva de fondo: me quedaba muy poca fruta y yogures, pilares ambos de mi dieta postlaboral. Cuando he vuelto a casa, agotado por el último juego de codos frente al expositor de ciruelas de oferta, he disfrutado de uno de esos momentos mágicamente sencillos: mirar llover desde la ventana mientras saboreaba un bocadillo de pan recién hecho untado con queso fresco. Sublime.

lunes, 24 de agosto de 2009

Patochadas

Hace unos días, enfrascado en una discusión tipo A y ante un argumento extremada y pretendidamente demagógico, no pude evitar contestarle "Eso es una patochada, y tú lo sabes". Creía que le había dejado claro que consideraba su razonamiento voluntariamente equivocado para conseguir la victoria dialéctica pero hoy mi interlocutor, buen amigo, me ha llamado para tomar un café y preguntarme directamente si me había enfadado. Claro que no. De vuelta a casa en el coche, respetando escrupulosamente los ridículos ochenta por hora y escuchando demasiado alto Sólo tú, canción que me recuerda tiempos mejores, he venido pensando en por qué me ha preguntado eso. En el fondo ya lo sabía: mi pregonado radicalismo en cuanto a cortar la relación con supuestos amigos que me demuestran que no lo son hace que algunos de ellos interpreten reacciones que no entienden como enfados con consecuencias drásticas. No soporto las traiciones, pero de ahí a pensar que por un comentario subido de tono voy a romper una amistad hay un abismo. Friqui sí, pero tanto... El punto positivo de todo este enbolao es que le preocupaba hasta el punto de llamarme. Puedes estar tranquilo: tú eres de los que no traicionan.

domingo, 23 de agosto de 2009

¿Y tu donde vas?

Johnny Deep es uno de esos actores que llena la pantalla. Capaz como muy pocos de mantener la tensión del espectador durante unos segundos sin decir una palabra, aguanta el solito una película arquetípica aunque muy bien construída (Enemigos públicos) en la que he descubierto a una nueva diva. La película explica la historia de John Dillinger (Johnny Deep), el famoso atracador de bancos de los años treinta, y su novia Billie (Marion Cotillard). Me quedo con la frase de la película que, enmarcada en el rostro expresivamente inexpresivo de Deep y la coqueta mirada de Cotillard, roza lo sublime:

John: a mi no me importa de donde viene la gente, me importa donde va.
Billie: ¿Y tú a dónde vas, Johnny?
John: A donde yo quiero.

Cada vez veo más claro que hay que decidir qué quieres e ir a por ello. Todo lo demás es perder el tiempo. Y cada vez veo más claro que hay que apartarse de la gente que te dice que no puedes conseguirlo: por capacidad, por ética o miedo. Por SU capacidad, por SU ética o por SU miedo. Hoy he salido del cine pensando lo difícil que me resulta convencerle de que puede hacerlo. Demasiada gente insistiéndole en que no puede, no debe o no sabe. Demasiada.

viernes, 21 de agosto de 2009

Como los chorros del oro

Así tengo el piso. Y mi trabajo me ha costado. Empecé el 13 de julio. Ya sé que parece ridículo pero, a modo de atenuante, hay que descontar las tres semanitas de vacaciones y que el trabajo a la vuelta ha sido más del que esperaba. Tendría que tener un piso más pequeño para no tener tanto que limpiar, pero entonces me quejaría de que no me caben todos esos trastos -pesas, bici, libros, tendedero- que ocupan un par de habitaciones. Viniendo en el autobús, y mientras leía Exhibición impúdica, de Tom Sharpe, con una sonrisa de oreja a oreja (creo que mi proporción de hormonas femeninas se está disparando y empiezo a ser realmente multitarea), me he propuesto hacer algo cada día para conseguir que una limpieza del piso se quede en eso -una limpieza- y no se convierta en una reconstrucción. Así, los lunes limpiaré el polvo, los martes, el baño, los miércoles, el aseo y los jueves, el suelo. Las actuaciones especiales (ropa, ventanas, etc) las haré en fin de semana. La cocina la limpiaré cada día cuando acabe de cocinar. Bonito eufemismo para pelar la fruta o calentar la leche. A ver si no se queda en intenciones, que me conozco.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Seguro

Siempre he pensado que son los autores de las grandes canciones los que mejor pueden transmitir la fuerza de su letra. No hay más que oir a BC Jean para darse cuenta de que está recordando algo que vivió intensamente mientras rasga esos versos con su voz. Seguro que hay alguien que al verla cantar con ese sentimiento no puede evitar pensar que debería haberse preocupado más por ella.


If I were a boy
I think I could understand
How it feels to love a girl
I swear I'd be a better man

I'd listen to her
'Cause I know how it hurts
When you lose the one you wanted
'Cause he's taking you for granted
And everything you had got destroyed

It's a little too late for you to come back
Say it's just a mistake
Think I'd forgive you like that
If you thought I would wait for you
You thought wrong

But you're just a boy
You don't understand
And you don't understand, oh
How it feels to love a girl
Someday you wish you were a better man

You don't listen to her
You don't care how it hurts
Until you lose the one you wanted
'Cause you're taking her for granted
And everything you had got destroyed
But you're just a boy

martes, 18 de agosto de 2009

Hay cosas que nunca cambian

Ya lo sé, no hace falta que me lo vuelvas a decir... Tienes razón, pero sigo prefiriendo un "puede" a un "no", independientemente de quien lo pronuncie. Y eso teniendo en cuenta que cuantas más vueltas le doy menos futuro le veo. ¿Por qué negarme si me gusta? ¿Porque no será duradero? ¿Porque me costará dejarlo atrás? Tengo un amigo que siempre me decía que acabar sufriendo era bueno, porque pasar página con dolor implicaba que habías sido feliz. Para él, que no te costase pasar página quería decir que lo que habías vivido era superficial. Reconozco que en aquella época le miraba con cara de incomprensión, pero ahora empiezo a entenderlo... El único inconveniente a su razonamiento es el pavor que me causa el sufrimiento emocional. Pasar otras páginas teóricamente muy pesadas no me costó lo que debería haberme costado. Esta, sin embargo, parece pegada a la anterior con cola de impacto y sólo de pensar en intentarlo ya me pongo nervioso. Y la única manera de no pensar que se me ocurre es cansarme, cuanto más mejor: segundo día consecutivo haciendo bodypump con demasiado peso. Me duele todo pero la centrifugadora sigue a pleno rendimiento. Tengo que aprender a ver el vaso medio lleno: al final conseguiré que se me marquen los abdominales. O eso, o las agujetas en el estómago no me dejarán atarme los zapatos. Por cierto, bonito diseño, lástima de intermitente.

domingo, 26 de julio de 2009

Planificación del 27/07 al 16/08

Hola,

Os envío las tareas actualizadas a día 26/07/2009 para el periodo de referencia.



Pulsando en la imagen se ve ampliada. Los cambios respecto a la última planificación inciden principalmente en la eliminación de ciertas dependencias. Adjunto detalle:



Quedan fuera del alcance de este project las gallegas con entonación sugerente. Por favor, informadme de cualquier desviación para realizar los ajustes oportunos. Evidentemente, no contemplo las divergencias geminianas, los ataques innecesarios de responsabilidad y las llamadas emocionalchantajistas como causas de replanificación. Las valoraciones son suficientemente holgadas para tratar estos imprevistos sin afectar a la fecha de entrega. En nota aparte os envío la convocatoria para la reunión de seguimiento de proyecto del 17 de agosto. Para ese día necesito el estado de vuestras tareas.

Gracias,
Luis.

jueves, 23 de julio de 2009

Beeeeeee

Hoy me he dejado las llaves de casa en el trabajo. Dita sea. Me he dado cuenta justo cuando iba a abrir la puerta de casa. He tenido que volver, con la duda de si se me habían caído en el autobús, pero por suerte estaban allí. Luego, con el entendimiento enturbiado por las prisas del que llega tarde, he cometido el error de meterme en la ronda en hora punta y luego intentar conectar con la autopista. Dos horas para hacer treinta quilómetros. Sin exagerar: dos horas de reloj. Todos en el coche, como borreguitos, uno detrás de otro. No entiendo cómo la gente soporta perder dos horas diarias de su vida, si yo me pongo frenético perdiéndolas sólo dos veces al año. Si llego a tener un Kalashnikov la armo. He acabado llegando a la hora a la que tendría que volver a casa, pero tras un ligero cambio de planes, el día se ha medioarreglado. A mi es que se me contenta con nada: es lo que tiene ser tan básico... Sólo un día.

miércoles, 22 de julio de 2009

Amigos sin razón

Alto, guapo, inteligente, reservado, simpático... un triunfador. Así es un uno de esos amigos míos sin razón aparente: no tenemos nada en común -creo que pertenecemos a la misma especie aunque está por confirmar- y aún así, doce años después de coincidir brevemente en la misma empresa, seguimos quedando regularmente para contarnos nuestras desgracias con las mujeres -él por exceso y yo por defecto- e intentar convencernos mutuamente de lo que desde fuera se ve tan claro y desde dentro tan complicado. Siempre acabamos igual: con el ego renovado, el corazón contento y el convencimiento de que ellas se lo pierden. En el fondo creo que sí tengo razones para que sea amigo mío. Veo cómo sonríe cuando me dice que le tengo sobrevalorado. Y sonrío cuando me envía un mensaje diciéndome que lo ha pasado genial. Me encanta tener amigos sin razón.

Por cierto, dos curiosidades. La primera es una pregunta: ¿por qué el negro es el único que no canta? Y la segunda es un comentario: qué mal canta la de amarillo y cómo alegra el vídeo. Ya vuelvo a dispersarme. Hoy cuarenta quilómetros a veinticinco por hora y una clase de bodypump, que no he acabado porque he subido peso y no podía. Se me va a quedar el alma relajadita relajadita. Sólo dos días...

martes, 21 de julio de 2009

¿Otra oportunidad?

Es una sensación extraña. Por un lado necesito estas vacaciones como agua de mayo: me irá muy bien olvidarme del trabajo, cortar con todo y con todos durante unos días, dormir más de cuatro horas diarias y volver a mi tan socorrido recurso del ejercicio físico para intentar recolocar todo lo descolocado. Por otro, me sabe mal desaparecer cuando parece que las aguas vuelven a su cauce. ¿O debería decir "empiezan a ir en su cauce"?. Y digo "parece" porque no sé si está pasando o si simplemente quiero que esté pasando. En cualquier caso, un poquito de perspectiva siempre viene bien para ver el poco criterio con el que he actuado, aunque al verlo se me quede cara de tonto. Tanto predicar sobre mi pretendidamente imprescindible autosuficiencia para ver que no la he utilizado cuando más necesaria era. Un poquito de autocrítica nunca viene mal. Y luego está la duda recurrente: ¿Otra oportunidad o no? ¿Vale la pena?. En el último mes he cambiado de idea unas doce veces. El recuerdo reciente de esta tarde inclina la balanza hacia el "sí", pero con tres purificantes semanas en medio...

¿Por qué hoy veo el vaso medio vacío? ¡Jo, cómo odio las fases depregéminis!
Sólo tres días...

domingo, 19 de julio de 2009

Forzar la situación

Normalmente prefiero esperar a que pase en vez de provocar que pase. Hoy, por primera vez en tres meses y sin premeditación, he cambiado esperar el ataque definitivo que me saque del combate por la maniobra inverosímil. Sorpresa. ¿Ha servido para algo? No. O sí, según se mire. Ahora las cosas están más claras, ya he dicho lo que pienso y la ambigüedad no es una incógnita en la ecuación. Me he quedado con las ganas. Y yo, que te voy a contar... Sólo cinco días para las vacaciones.

jueves, 16 de julio de 2009

Keep bleeding

Hoy he salido pronto del trabajo con la idea de hacer una excursión en bici por Collserola con uno de los lalalás, pero al final le ha surgido un imprevisto. Tampoco es que haya sido un drama, la verdad: "duermo la siesta y luego acabo de limpiar", he pensado. La primera parte del plan la he cumplido a rajatabla. La segunda... la he cambiado por 32 km por el Llobregat y una horita de bodypump. Me había propuesto acabar de ordenar el piso, limpiar, poner el lavavajillas (cuesta pero al final se llena) y lavar la ropa antes del fin de semana. Ya sé que es ridículo pero no puedo evitar sentir una cierta ansiedad cuando condiciono una situación a un supuesto que depende de mí y no cumplo, aunque objetivamente sepa que cumplirlo no acabará propiciando la situación. Creo que vuelvo a dispersarme. A ver si mañana me pongo... Menos mal que tengo el bodypump para liberar tensiones. Por cierto, vaya temazo -Jamie Knigth y su Bleeding Love- el del calentamiento del bodipamsistisix:


But I don’t care what they say I’m in love with you
They try to pull me away but they don’t know the truth
My heart’s crippled by the vein that I keep on closing
You cut me open and I

Keep bleeding keep keep bleeding love
I keep bleeding I keep keep bleeding love
Keep bleeding keep keep bleeding love
You cut me open

martes, 14 de julio de 2009

Desescombro

Vale, igual me he pasado con lo de "desescombro", pero el caso es que llevo dos días ordenando todos los trastos que he ido embutiendo en los armarios y esparciendo por las mesas del trastero y la biblioteca durante los dos últimos años, y estoy planteándome seriamente alquilar un bulldozer. Es una de mis manías de siempre: cuando hago algo, encuentro tareas complementarias que hago primero para que luego no me entre la pereza y se queden sin hacer. Me explico: la idea inicial era limpiar el piso. Simple, ¿no? Pues no, porque para limpiar primero pensé en ordenar la biblioteca. Limpiar un sitio desordenado es tontería. Ni luce ni na. Ueeeeeec. Error. Para ordenar la biblioteca necesitaba sitio donde guardar las cosas que tenía encima de la mesa, así que empecé a hacer sitio en un armario... Total, que me he liado y llevo dos días sacando cosas de armarios y volviéndolas a poner. Para que luego digan que el orden de los factores no altera el producto. Pues antes no cabía y ahora sí. Eso sí: llevo dos días y el resultado es que sólo he desescombrado mi habitación y el trastero. La biblioteca está a medias y la cocina parece un campo de minas. Espero acabar de ordenar mañana y empezar el jueves con la limpieza, que al fin y al cabo era el objetivo final de la operación. Dita sea, con lo bien que se está sin hacer sin nada. La próxima vez que tenga un ataque de hiperactividad me tumbaré hasta que se me pase...

lunes, 13 de julio de 2009

Madre no hay mas que una

¿Sabes lo que se tarda en hacer doce bocadillos? Vete a comprar el pan, los tomates y los embutidos, corta las chapatas, unta el tomate, corta los embutidos, cierra los bocadillos, envuélvelos con papel de plata y mételos en el congelador.... Total, unos 50 minutos. He acabado con dolor de espalda. Mi madre no se ha quejado nunca, aunque hoy no ha podido evitar el comentario irónico cuando he hablado con ella por teléfono: "Ah, así que cansa, ¿no?"

domingo, 12 de julio de 2009

Playa

Objetivamente no debería ser demasiado diferente charlar tumbados en una toalla o sentados en una terracita. Subjetivamente hay un abismo entre ambos escenarios, especialmente los momentos de quitarse la camiseta, con el análisis preliminar obligatorio, y de tú me das cremita, con las dudas sobre qué partes del cuerpo entran en la categoría de protección y cuales en la de disfrute personal. Para un géminis que ve fantasmas por todos lados este tipo de situaciones fuerzan que el cerebro -sí, el cerebro- entre en modo centrifugadora. Pues eso, mañana lunes...

viernes, 10 de julio de 2009

Mirarse el ombligo

El egoísmo es uno de los defecto, porque indudablemente lo es, que más detesto. Supongo que es precisamente por eso por lo que soy un imán para los egoístas y varios de mis amigos lo son. ¿Cómo identificar a un egoísta? Fácil: su rasgo más distintivo es su discurso en primera persona. Yo, yo, yo y después... yo.

"Pues si son tan fáciles de identificar, evítalos y ya está, ¿no?", diréis. Pues no. Al final los amigos no los escoges. Podemos jugar a que sí los escoges, pero no sería más que un ejercicio de utopía reconfortante y autocomplaciente. No te engañes: tus amigos no tienen nada de especial. Bueno, miento. Tienen una cosa especial: te cayeron bien en el momento en que vuestras vidas se cruzaron y desde entonces les toleras todos esos pequeños detalles que te sacan de quicio en otras personas. Además, ellos tampoco te escogieron a ti y cargan con el plasta respondón sin rechistar.

El problema viene después, cuando empiezas a no tolerarlos y empiezan a desquiciarte como el resto de los mortales. Vale, reconozco que soy un poco radical con los amigos, pero no más radical que generoso. Exijo pero doy. ¿Y qué pasa cuando empiezas a tener la sensación de que das, das, das y no recibes nada a cambio?

miércoles, 8 de julio de 2009

Desdoblamiento

Hoy, a las 18:30, mientras mi cuerpo yacía espachurrado en la cama con el ordenador en las rodillas, tras colgar y en pleno proceso de divergencia geminiana, he tenido un desdoblamiento, me he contemplado y no me ha gustado lo que he visto:

- ¿Qué coño haces?
- Es que me he levantado a las 5:10 y he tenido un día para olvidar.
- ¿Y qué? ¡Arriba!

Son las 21:48. Después de una hora y cuarto de bici y una horita de pesas con música generadora de endorfinas todo se ve de otra manera. Tengo que aprender a ser más egoísta y no esperar a que los demás tomen sus decisiones para tomar -ellos o yo- las mías. "No puedo evitarlo, es mi naturaleza", le dijo el escorpión a la rana. Necesito vacaciones. Otra vez necesito una desconexión total de todo.

martes, 7 de julio de 2009

Oyes el click

y todo cambia. ¿Por qué en ese momento? Difícil de explicar. Posiblemente ni suene: eres tú el que lo oye porque quieres oirlo. Oyes el click y subes con dos piñones más. Oyes el click y el vaso se llena hasta la mitad. Oyes el click y el trabajo mengua. Oyes el click y ves esa mirada que quieres ver. Oyes el click y aparece esa grieta a la que agarrarte para no caer. No sabes si la mano aguantará el peso del cuerpo, pero por lo menos puedes intentarlo. Click. Click. Click.

viernes, 3 de julio de 2009

Tributo

Leía esta semana que el niño que acusó a Michael Jackson de pederastia dice ahora tras su muerte que era mentira. Siempre he pensado que, más allá de sus excentricidades de estrella, se preocupaba por los demás. Igual estoy completamente equivocado y era un engreído que lo arreglaba todo con dinero, pero prefiero quedarme con lo bueno y, entre lo bueno, con una de las canciones que han conseguido que me tiemble el alma... a mí y a millones de personas.

lunes, 29 de junio de 2009

Yo no pensaba

Vale, lo admito: me encantan este tipo de canciones. Voz rasgada, melodía suave, letra romántica. Andaba buscando algo animado para reconducir un lunes horribilis y me he encontrado esta joya. Sí, ya sé que no es animada, pero cada vez que la escucho acabo con la piel de gallina. Y en el colmo del masoquismo la parte que más me gusta es la de la ruptura: esas lágrimas en la cara... Brillante.

Yo no pensaba
no pude imaginar
que todo lo que empieza
tiene un final

Bajo la luz de la luna
me dijiste adios
con lagrimas en la cara
me rompiste el corazón.

domingo, 28 de junio de 2009

Pereza

Hoy por primera vez en mucho tiempo no he salido con la bici a pesar de no tener nada que me lo impidiera, y eso que a las ocho ya estaba levantado. Simplemente no me apetecía y, en vez de salir, me he dedicado a limpiarla. Fin de semana raro, intermitente, entre ilusionante y estático. Supongo que sé que tengo que tomar una decisión y no me gusta, y aunque me engaño convenciéndome de que la situación se está reconduciendo espontáneamente, en el fondo sé que no es verdad. Por la tarde me he acelerado pensando que estaba desperdiciando el domingo y he compensado mi incomprensible inactividad matinal con una horita de playa y otra de bodypump. Tengo que subir peso. Acabo demasiado poco cansado y me da por pensar cosas raras...

Cobardía

Sabía que estaba ahí, no tenía la menor duda, oculto en un bosque de papeles alimentado en los últimos dos años con el contenido de mi cartera cada vez que se tornaba inmanejable. Lo necesitaba y había retrasado el momento de buscarlo disfrazando de pereza mi miedo a los fantasmas. Hoy lo he buscado y lo he encontrado, lo que buscaba y todo lo demás: facturas de Islandia, tarjetas de restaurantes, billetes de avión, comprobantes de la tarjeta de regalos, tiquets de tiendas en las que ya no compro... recuerdos. Los sentimientos ya no están o los ocupan otras personas, pero los recuerdos duelen.

sábado, 27 de junio de 2009

Gestos

Hoy los silencios incómodos han dado paso a las palabras ilusionantes, la irritante indiferencia al contacto buscado, la prevención excesiva a los sentimientos contenidos, la decisión tomada a la n-ésima oportunidad concedida, los pilares incuestionables a los nuevos horizontes que los ponen en duda... ¿Qué mejor puesta en escena que rescatar un regalo largo tiempo olvidado?

jueves, 25 de junio de 2009

Ven y atrévete

Después de dos días vertiginosos en los que el insomnio injustificado parecía justificar lo injustificable, ayer me fui a dormir cuatro horas antes de lo normal con esa sensación tan característicamente geminiana de que nada tiene sentido: cansado, dolorido, avergonzado, manejable, inseguro... tonto. Siete horas de sueño no cambian la realidad pero sí la perspectiva con la que la miras: sigo estando cansado y dolorido; todo lo demás se lo llevó Morfeo. Vuelvo a estar en la cresta de la ola. Hoy el portátil se ha quedado en el trabajo y he salido anormalmente pronto. ¿Por qué? ¿Por qué no?

Ven y atrévete, sedúceme
Soy lo mejor que va a pasarte
Enrédame, conquístame
Ven y arriésgate


lunes, 22 de junio de 2009

Resuélvete, Luis, resuélvete.

Su simplicidad demoledora y el pentálogo que la pone en escena:
  1. No dejes nunca de tener el control.
  2. Si disfrutas, adelante.
  3. No pienses tanto.
  4. ¿Qué más da lo que digan?
  5. No juzgues.
Pero lo importante no son los mandamientos sino tener la fortaleza para llevarlos a la práctica.
¿Qué? ¿Lo intentamos?

domingo, 21 de junio de 2009

Corre

Sí, el ejercicio es efectivo para levantar el estado de ánimo, de eso no hay duda, pero no deja de ser una huida hacia adelante. Cuando paras de correr todo vuelve a estar ahí. Y entonces estás muy cansado y no ves las cosas igual. La única solución es seguir corriendo o cambiar el escenario. El mundo no desaparece aunque cierres los ojos. Son las 21:06 de un domingo cualquiera y vuelvo a estar trabajando. ¿Por qué? No sabría contestar. No sé si es responsabilidad, estupidez o simplemente que me he acostumbrado. Lo malo es que cuando paras de correr los fantasmas vuelven y llevo más de dos hora delante del ordenador pensando en todo menos en el trabajo. Hoy no he hecho lo que tenía que haber hecho. Las cosas son demasiado complicadas. O las hacemos demasiado complicadas. Y me canso. Mentiría si dijese que soy simple: no lo soy en absoluto, pero estoy a años luz de la complejidad femenina. El enroque puede ser una solución, pero si quieres ganar la partida hay que hacer una apertura. La Apertura Lucalvago. Tengo que perfeccionarla, porque últimamente me sale siempre mal y acabo corrigiendo la situación con un enroque largo, y los enroques con la partida avanzada no te hacen ganar sino que sólo retrasan el jaque mate. Lo mejor del día, que un amigo ha hecho una excepción conmigo (otra más) y se ha saltado una de sus normas irrenunciables. Supongo que puedo escribirlo en mayúsculas: AMIGO.

lunes, 15 de junio de 2009

Divagando

¿Donde está la linea que separa la erudición de la pedantería? ¿Por qué te gusta demostrarme que sabes más que yo? ¿Crees que cuando te doy la razón es porque pienso que la tienes realmente? ¿Por qué asimilas mi ignorancia con falta de capacidad? ¿Qué ganas si me demuestras que eres superior a mi? ¿Por qué intentas anularme? ¿Me proteges o me escondes? ¿Por qué no intentas entenderme en vez de cambiarme? ¿Me quieres?

sábado, 13 de junio de 2009

El precio correcto

es aquel en el que el comprador recupera la inversión y el vendedor obtiene fondos para adquirir activos similares al que vende. He leído esta reflexión de uno los responsables económicos del Madrid en un artículo de As que cuestionaba si el dinero que han pagado por sus dos últimos juguetitos rompía el mercado del fútbol. Lo de si lo han roto o no es lo de menos. Me quedo con la frase, que seguro que es de primera lección de cualquier curso CEAC de finanzas, pero que a mi me ha llegado, como diría el amigo Bustamante.

Por cierto, ignoro por una vez una de las reglas de mi blog -no hablar de banalidades- para hacer este inciso sobre fútbol: no le había visto jugar. Es impresionante... y viene con gomina de serie.

domingo, 7 de junio de 2009

Mens sana in corpore sano

¿Cansar el cuerpo para relajar el alma? ¡Ja! Me duele todo y mis siete neuronas parecen una centrifugadora: bodypump, pesas, salida en bici a Collserola y vuelta por el Besós, excursión por la Serralada Litoral, salida en bici por el Corredor. Vaya fin de semana. Me duele todo y no puedo dejar de pensar en que me duele todo. Esto de que el deporte es sano seguro que lo dijo un teórico que lo máximo que hacía era curls de biceps con bolígrafo... Total, que he vuelto a convencer a mi madre para que me haga un masaje en la espalda. Por razones terapéuticas, claro, nada de vicios :) Me ha comentado que ya no tenía el lombo tapadito, que según el diccionario madre gallega-castellano significa que tengo menos grasa en la espalda. Y sin adelgazarme, punto especialmente importante para las madres. Parece que lo de cenar fruta y hacer mucho ejercicio va dando su resultado, aunque acabe cenando dos o tres veces cada noche porque la fruta no llena nada. A ver si la próxima vez que vaya en bici con sarada y gerosteiner no me dicen que estoy blandito.

Y ahora, a dejar que el domingo se muera adelantando un poco el trabajo de mañana. Espero que esta semana no me pase por encima como la pasada. Por lo pronto, estos dos días no me he acordado del p#@o trabajo... Esta tarde ya me estoy estresando.

jueves, 4 de junio de 2009

Murphy

y su puñetera manía de hacer que se alineen los planetas el día más inoportuno. Después de una jornada laboral horrible y de salir del trabajo corriendo para intentar compensarlo a base de intravenosas emocionales, se me estropea el coche en medio de la Ronda Litoral. No importa lo malo que haya sido el día. Siempre puede ser peor. De todas formas, hacía tiempo que un inconveniente material no me molestaba tanto. Igual no ha sido tan material como yo pensaba. Lo que está claro, es que necesito otro coche. Un A3 a ser posible. Si empieza por A tiene que ser bueno, ¿no?

miércoles, 3 de junio de 2009

Hoy he salido del trabajo el último, como casi siempre, pero con la sensación añadida de estar vendido frente al cliente. Otro fallo imperdonable. La verdad es que no sé que hacer para conseguir un poco de implicación. Mañana será un día duro: justificar lo injustificable no es lo mío, pero negar lo evidente aún lo es menos. Tendré que agachar la cabeza y decir que hemos vuelto a fallar. Digo "hemos" porque me sabe tan mal señalar los errores de los demás como destacar los aciertos propios. Sé que es posible que estas líneas lleguen a quien no tienen que llegar. A estas alturas ¿qué más da? Igual hasta es bueno y sirve para que alguien reconsidere su actitud. He dejado el portátil anclado en el trabajo y de vuelta a casa he hecho dos tramos caminando y uno en autobús y he parado en El Corte Inglés, en una parafarmacia y en una herboristería. No es que necesitara nada -salvo desconectar- pero he acabado con un par de potingues para la cara y harpagophito, para ver si se me pasa el dichoso dolor de la mano de la última caida con la bici. Entre eso, que me ha llamado (lo mejor del día sin duda) y una hora de bodypump me he quedado nuevo. Sorprendente la facilidadad con que he acabado todos los tracks... Supongo que hacer pesas cada día está empezando a dar sus frutos. Bueno, eso y que la monitora gritando "can you feel the calories burning?" motiva bastante. Muy mona la monitora. La guinda, la canción de los estiramientos...


You're the reason I live
You're the reason I die
You're the reason I give
When I break down and cry
Don't need no reason why

Baby, baby, baby

You're my angel
Come and save me tonight
you're my angel
Come and take me all'right
You're my angel
Come and save me tonight

domingo, 31 de mayo de 2009

Terapia

Después de alejar los últimos aleteos del remordimiento, tras asumir un fin de semana sin trabajar, y de gastar el sábado entre la bicicleta y la playa, lo cual normalmente garantiza cansancio y relajación, oooootra noche sin dormir. A las siete he decidido levantarme definitivamente, después de intentar volver a las redes de Morfeo inútilmente durante varias horas. A las siete... creo que aún no habían puesto ni las calles. He encendido el ordenador y he visto a Lluís. Nem a la platja? A las 9:30 ya estábamos en Castelldefells. Han sido tres horitas de reconfortante conversación mientras él intentaba pasar de blanco leche a blanco café con leche y yo disimular mi moreno cebra. Hemos hablado de todo y de nada. Tiene las cosas muy claras y sabe escuchar. Me ha ayudado -otra vez- a poner en orden mis pensamientos... ¿o debería decir sentimientos? Parece mentira como algo tan aburrido como ir a la playa puede llegar a ser tan gratificante.

viernes, 29 de mayo de 2009

Cansado

Acaba una semana especialmente dura. A la vista tres días sin naaaaada que hacer. Estoy cansado, muy cansado. Hoy quería salir en bici, pero creo que voy a cambiarlo por un par de horas de sueño. Lo peor, la sensación de correr sin sentido. Lo mejor, que ya ha acabado, por lo menos durante este paréntesis. El fin de semana está ahí y tienen que pasar cosas buenas. Tienen que pasar. Y si no pasan, ya lo dice la canción...

domingo, 24 de mayo de 2009

El Congost de Montrebei

Ayer fuimos de excursión al Congost de Montrebei. Ya había estado hace unos años y lo recordaba muy bonito, pero realmente me sorprendió lo espectacular que está en esta época. Es en un día seminublado como el ayer cuando las fotos muestran todos los matices, porque no hay excesos de luz, se perciben más los detalles y se puede jugar un poco más con la cámara. En el caso del Congost se traduce en un contraste muy estético entre el rojizo de la montaña y el verde del agua y la vegetación. A la excursión fuimos Enrique, Xavi, Francesc, Anna, Pablo, Eva y yo. Me lo pasé muy bien. La mayoría de fotos están tomadas desde atrás, pero no es porque no pudiese seguir al grupo, sino porque no quería parar la marcha cada vez que hacía una foto. De verdad.


La excursión es de dificultad media y acabé cansado pero sin problemas: unos veinte quilómetros más o menos por lo que me dijeron. Empezamos sobre las 9:30 y acabamos sobre las 16:00, con las paradas de rigor para comer y disfrutar del paisaje. La verdad es que se podía hacer en bastante menos. Hoy tengo las molestias típicas de estas caminatas: algo cargado de piernas y algún dolorcillo en la espalda. Aun así es muy recomendable, porque no es de esas salidas en las que tienes que hacer 10 quilómetros para disfrutar de algo muy bonito (un pico, una cascada, la nieve, etc...), sino que toda la excursión en sí es muy impresionante. La única pega es que fui con la reflex al cuello toda la excursión y mi espalda hoy se queja un poco. Y eso que me tomé algún que otro momento de relax, tal y como se puede ver en la foto que deja Xavi para la posteridad. Mamón. Fiel a su estilo, la hizo mientras conducía. Pabernos matao. Como detalle adicional, hay friquis que hacen esta excursión en bicicleta (incluso nos encontramos a un doble-suspensión, como sarada) pero esta empresa está reservada para hombre de verdad.

Una vez más, no sabemos ni lo que tenemos en casa. Si esto lo tuvieran en Islandia seguro que en las guías de viaje hablarían de paraíso por descubrir. Que levante la mano el que lo conocía antes de leer estas líneas...


sábado, 23 de mayo de 2009

Un día genial

Mi tía es una de las mujeres más fuertes que he visto nunca, pero en el último año ha tenido que doblegarse ante la enfermedad. Muy reacia a las demostraciones de sentimientos -creo que lo llevamos en los genes- y a hablar de su enfermedad, hoy me ha llamado para decirme que el tratamiento le ha ido muy bien y que no tiene que volver hasta agosto. Me he emocionado, por el fondo y por la forma. Me ha llamado sólo para explicármelo. Estaba radiante como hacía meses que no la veía. Volvía a ser ella. Hoy es un día grande.

domingo, 17 de mayo de 2009

Un gran campeón

Todavía recuerdo cuando Federer rompió a llorar después de perder por n-ésima vez con Nadal. Ver a Mirka Vavrinec, la mujer de Roger tapándose cara para no llorar ella también me impresionó mucho. Parecía el final de un gran campeón, pero hoy ha vuelto a ganar a Nadal, y cuando el periodista ha preguntado a nuestro número uno si había pagado las cuatro horas del partido de ayer con Djokovich, Rafa ha contestado: "Yo creo que he pagado que el otro ha sido mejor que yo". ¡Felicidades, Rafa! Esto te hace más grande que haber ganado el torneo...

martes, 12 de mayo de 2009

¿Vacaciones?

Hoy he hablado con mi prima. Parece que entre sus estudios, su trabajo, su casa y su blog ha encontrado algo de tiempo para planificar sus vacaciones. Igual que los últimos veranos, pasará un mesecito perdida con su pareja recorriendo con un todoterreno y un par de cámaras algún país africano de nombre impronunciable. Después de recuperar el tono sonrosado de mi piel, limpiar el charco de babas y conseguir que mis dientes recuperasen su tamaño normal, he intentado responder a su pregunta: ¿Y tú? ¿Te has decidido?

Eso me ha hecho pensar. El año pasado por estas fechas ya tenía cerrado el viaje a California. Eran otros tiempo, otra situación, tenía urgencias que cubrir. No podía permitirme un verano en blanco, tenía que convencerme de que mi vida era tan interesante... En aquella época divagaba convulsivamente entre la reflex, las pesas, la montaña y la sensación de haber perdido el tiempo. Y en esa situación fui yo el que tiré y tiré de Enrique hasta convencerle. Este año es diferente. A pesar de que me han propuesto hacer el camino de Santiago y la vuelta a Islandia en bici y me apetecen mucho cualquiera de las dos, espero y no muevo ficha. ¿Por qué espero? Ahora ya lo sé.

domingo, 10 de mayo de 2009

Y la verdad

es que te quiero en el olvido
pero tu amor es como un vicio
que ya no quiero dejar,
y aunque sé que cada día me lastimas
cada beso es una espina que se clava
más y más...

sábado, 9 de mayo de 2009

Estoy completando

mi metamorfosis a metrosexual. Un poco tarde, ya lo sé, porque eso se llevaba en los 90 y ahora ya se llevan los hombre un poco menos suaves y un poco más viriles, tipo Hugh Jackman. El caso es que entre la bici, las excursiones y el sol, el fin de semana pasada me dejó la piel muy tirante, así que me puse todo lo que encontré por casa, que no fue mucho la verdad. Para colmo, acabé con un incipiente moreno paleta que no me gusta nada. Claro, esto no puede hacer más que ir a peor. Si salgo en bici habitualmente mi futuro es éste: cara, brazos y piernas cada vez más morenas, y lo de debajo del traje de teletubbie igual de blanco, así que, para intentar minimizarlo al máximo, como diría Pazos:

a) Me he comprado cuatro potingues para la piel.
b) Me pondré protector solar cuando salga con la bici.
c) Intentaré ir a la playa para intentar evitar el moreno paleta.

Y cuidao... que no saque la d)

Como de potingues varios no tengo ni puñetera idea le pedí consejo a mi vampiresa. Me recomendó una crema exfoliante y una hidratante de Vichy Homme. Exfoliante. Qué mal suena eso... Y en eso estoy, poniéndome cremitas, y la verdad es que los resultados se notan. A ver cuanto me dura... que me conozco.

lunes, 4 de mayo de 2009

Tengo un amigo que...

Siempre me ha hecho gracia esta manera de disfrazar nuestras preocupaciones para buscar el consejo de la gente que nos importa sin sentirnos vulnerables confesando lo que sentimos. Esta vez, y sin que sirva de precedente, es verdad: no soy yo. Pero en el fondo no puedo evitar sentirme muy identificado con él. Poner en un plato de la balanza estabilidad y en el otro ilusión y esperar que se mantenga en equilibrio es demasiado optimista. Él me lo explica con naturalidad, quitándole importancia, pero no puedo evitar decirle que no lo veo claro. No me gusta dar consejos: no soy quien para darlos y no creo que tenga suficiente sentido común para que sean útiles. Pero, aunque parezca una contradicción, veo claro que tiene la mirada limpia. Es un niño grande, y me gusta como piensa. Además, si decidiese apostar por poner unos gramos de más en el plato de la ilusión, tampoco le podría decir que me parece mala opción. Hace unos años un amigo, rompecorazones vocacional, seductor incorregible y en aquel momento maltratado por una mujer me decía que no cambiaba lo que estaba sufriendo porque si le dolía tanto perderla era porque la había amado en la misma medida. No lo entendía. ¿Sufrir por sufrir? ¡Qué tontería! El tiempo y la vida me han hecho entenderlo. Sufrir te da la medida de lo que has querido algo o a alguien. Y te lleva a sorpresas muchas veces: puedes recuperarte fácilmente de un mazazo que pensabas que sería definitivo, y luego quedarte tocado durante meses por algo trivial. ¿O no fue tan trivial? "Si sufro, me siento vivo. Quiero sentirme vivo" me decía. Y yo no le entendía. Sentirse vivo o sentirse seguro. Hay que escoger.

domingo, 3 de mayo de 2009

Islandia en bicicleta

Me lo propusieron el viernes, en la excursión a L'Olla de Sant Julià de Cerdanyola. El Alma Máter de estas salidas, aparte de mi amigo y promotor de mis actividades de montaña Enrique, es Francesc, un prodigio que corre unos 10 km tres veces por semana, y que sale en bici y hace montañismo de manera habitual. Como vive en Hospitalet -como yo- y habíamos quedado al otro lado de Barcelona con el resto de la expedición, le recogí en su casa y fuimos charlando en el coche. Ya sabía que le gustaba la bicicleta, y que en sus últimas vacaciones se había recorrido media Catalunya el solito, así que le invité a que viniese con los lalalá. Me dijo que se apuntaría, porque necesitaba ir preparándose para la vuelta a Islandia. Cambió de trabajo hace poco y todavía tiene que ver si en su nueva empresa le adelantarán las vacaciones de este año, pero ya me propuso acompañarle si al final iba. Tengo que reconocer que se me pusieron los dientes largos, pero largos larguísimos... Primero, porque por lo que me explica Enrique, Francesc es una persona que selecciona mucho la gente con la que va, y que me proponga unas vacaciones juntos hace que me sienta orgulloso. Segundo, porque estas oportunidades hay que aprovecharlas y ahora es un buen momento para algo así. Y tercero, porque hace un par de veranos fui a Islandia en un plan muy diferente -todoterreno, pareja, maletas y hoteles de cuatro estrellas en vez de bicicleta, amigos, alforjas y albergues- y fue espectacular. Volcanes, glaciares, cascadas, géisers, ballenas, focas, frailecillos... No me importaría volver (aunque tengo otros destinos prioritarios, como Nueva Zelanda), pero ir en bici implicaría entrenar, pero entrenar de verdad: no estoy preparado para diecisiete días a ochenta quilómetros diarios, y menos con Francesc, que es una máquina. No sé si lo haré o no. Supongo que todo se quedará en nada, pero con el cansancio y las agujetas que me dejó el viernes, hoy he hecho cuarenta quilómetros. Para entrenar, claro. Por si acaso. Que no me oigan los lalalá.