domingo, 24 de mayo de 2009

El Congost de Montrebei

Ayer fuimos de excursión al Congost de Montrebei. Ya había estado hace unos años y lo recordaba muy bonito, pero realmente me sorprendió lo espectacular que está en esta época. Es en un día seminublado como el ayer cuando las fotos muestran todos los matices, porque no hay excesos de luz, se perciben más los detalles y se puede jugar un poco más con la cámara. En el caso del Congost se traduce en un contraste muy estético entre el rojizo de la montaña y el verde del agua y la vegetación. A la excursión fuimos Enrique, Xavi, Francesc, Anna, Pablo, Eva y yo. Me lo pasé muy bien. La mayoría de fotos están tomadas desde atrás, pero no es porque no pudiese seguir al grupo, sino porque no quería parar la marcha cada vez que hacía una foto. De verdad.


La excursión es de dificultad media y acabé cansado pero sin problemas: unos veinte quilómetros más o menos por lo que me dijeron. Empezamos sobre las 9:30 y acabamos sobre las 16:00, con las paradas de rigor para comer y disfrutar del paisaje. La verdad es que se podía hacer en bastante menos. Hoy tengo las molestias típicas de estas caminatas: algo cargado de piernas y algún dolorcillo en la espalda. Aun así es muy recomendable, porque no es de esas salidas en las que tienes que hacer 10 quilómetros para disfrutar de algo muy bonito (un pico, una cascada, la nieve, etc...), sino que toda la excursión en sí es muy impresionante. La única pega es que fui con la reflex al cuello toda la excursión y mi espalda hoy se queja un poco. Y eso que me tomé algún que otro momento de relax, tal y como se puede ver en la foto que deja Xavi para la posteridad. Mamón. Fiel a su estilo, la hizo mientras conducía. Pabernos matao. Como detalle adicional, hay friquis que hacen esta excursión en bicicleta (incluso nos encontramos a un doble-suspensión, como sarada) pero esta empresa está reservada para hombre de verdad.

Una vez más, no sabemos ni lo que tenemos en casa. Si esto lo tuvieran en Islandia seguro que en las guías de viaje hablarían de paraíso por descubrir. Que levante la mano el que lo conocía antes de leer estas líneas...


7 comentarios:

Yolanda dijo...

Un sobri de mi costilla, que se dedica en ratos libres a este noble arte del senderismo montaña arriba y abajo, me había hablado de este lugar y había visto algunas fotos. Pero tu reportaje es estupendo, qué sitio tan hermoso. Y la caminata, para recordar. No me extraña el desplome de cuello que sufriste a la vuelta. Besitos.

PacoPani dijo...

Qué despistaos! Se cuela un oso peludo en el coche para echar una siesta y ni se enteran. Jovent!

gregorator dijo...

No se si alguien habra hecho o oido "La Ruta del Cares o divina garganta"
Gratos recuerdos de juventud me han venido a la memoria, de alla por los años 80.
Como pasa el tiempo!!!
No pares nunca Luis.
Un abrazo amigo.

Mª Angeles dijo...

¡Qué maravilla!
No tenía ni idea de este lugar tan bello. Ciertamente no apreciamos suficientemente lo que tenemos.
Biquiños.

Anónimo dijo...

Buscando fotos del Congost de Montrebei, ya que seguramente ire el proximo mes, me salio tu pagina, preciosas fotos, precioso sitio el cual no conocia y espero ir. Saludos

Teresa

sarada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sarada dijo...

Pues es verdad que lo hice allá en el año 96 de la era de nuestro universo biker, cuando aun se podía dar a los pedales por caminos de esta belleza sin la preocupación de las masificaciones ni la amenaza de las multas.
Recuerdo especialmente unos senderistas que iban bien pegados a la pared. Tuvimos que parar, bajarnos de las bicis, colocarnos al lado del precipicio con las bicis por baranda mientras ellos pasaban por detrás nuestro. Creo que alguno debió cagarse encima. ¡Menudo espectáculo!.
El dia acabó siendo la mayor epopeya ciclista que he vivido nunca, y espero que no me toque volver a vivir. Fue una aventura increible, no tengo fotos, solo cabe comentar que acabamos en un bar de mala muerte a las 12 de la noche cenando unas tapas pasadas, rancias y aceitosas para finalizar tomando como postre un donuts mas duro que una piedra... y un buen amigo, hoy dia casado con la prima de mi mujer, echándonos bronca por lo preocupado que había llegado a estar: cuando nos encontró estaba yendo al pueblo a denunciar nuestra desaparición en la sierra!!.