sábado, 23 de mayo de 2009

Un día genial

Mi tía es una de las mujeres más fuertes que he visto nunca, pero en el último año ha tenido que doblegarse ante la enfermedad. Muy reacia a las demostraciones de sentimientos -creo que lo llevamos en los genes- y a hablar de su enfermedad, hoy me ha llamado para decirme que el tratamiento le ha ido muy bien y que no tiene que volver hasta agosto. Me he emocionado, por el fondo y por la forma. Me ha llamado sólo para explicármelo. Estaba radiante como hacía meses que no la veía. Volvía a ser ella. Hoy es un día grande.

3 comentarios:

Yolanda dijo...

No sabes cuánto me alegro, de corazón. Tres meses de tregua son una excelente noticia. Y lo mejor es que ella se sienta feliz, fuerte y capaz de todo. Un beso.

bvmerce dijo...

En cuanto volví de vacaciones quise "saber" a que dedicabas "tu tiempo libre" y descubrí tus blogs...lo cierto es que he descubierto un lado tuyo que intuía pero no había tenido el tiempo de degustar. Quiero felicitarte, me has hecho reir con algunas reflexiones (los bocadillos de chapata me llegaron al alma) pero hoy he seguido leyendo... y me gusta como escribes!... y me has hecho llorar con "un día genial" y aunque los genes no nos hagan ser muy expresivos con los sentimientos, he querido escribirte para darte las gracias por emocionarte y contarlo...y por emocionarme. Todo va salir muy bien, todos lo queremos y así va a ser...un besazo

lucalvago dijo...

Otro para ti. Bienvenida, primi.