martes, 30 de diciembre de 2008

Año nuevo...

evitar las discusiones tipo A llegar a los 80 trabajar menos recuperar mi rodilla ver menos fantasmas leer más desintoxicarme de internet ¿operarme de la vista? ir una vez al pueblo ampliar mi círculo de amigos tener menos hormonas femeninas convertir mi piso en mi casa ser más paciente ¿cambiar de trabajo? ser menos impetuoso dormir bien ¿depilarme? ser más tolerante con la incompetencia dominar la bicicleta hablar más despacio ver películas en versión original cocinar aprender a decir no bodypump tres veces por semana contar hasta diez demostrar más a los míos comer mejor ¿coche nuevo? preguntar más comprar ropa buena ser menos géminis no trabajar desde casa tener más memoria pasar el aspirador cuadraditos en los abdominales sentarme con la espalda recta ampliar mi circulo de amigas no esperar tanto de los demás comer menos chocolate afeitarme dos veces por semana volver a soñar cosas bonitas pensar menos

lunes, 29 de diciembre de 2008

El médico

Cuando compro un best seller, como El médico de Noah Gordon, tengo esa sensación extraña, mezcla de confianza en el gusto de la mayoría y desconfianza en este sistema basado en el consumismo. ¿Hasta que punto un best seller responde a la calidad del libro y no a la decisión de los medios y los distribuidores de que lo sea? Por un lado no puedo evitar pensar que con tanta gente que lo avala tiene que ser bueno. Pero luego me viene a la cabeza REM (AR I EM, como dicen los enrollaos), CSI y Cartas desde Iwo Jima, que gustan a todo el mundo menos a mí, y me entran las dudas. Más de una cara de incomprensión he tenido que ver al decir que eran bodrios...

La novela describe el viaje del cirujano barbero Rob J. Cole desde Inglaterra hasta Persia para aprender medicina, motivado por su pasión por vencer a la enfermedad y a la muerte. Está muy bien escrito, con descripciones muy realistas que te transportan al lugar donde se desarrolla la acción, y con una mezcla muy equilibrada de historia, setimiento y acción . Uno de esos libros que además de entretener te enseña.

Acabé de leerlo hace unos días. Me gustó. Lectura fácil y argumento adictivo. Aún así me queda la sensación de que un gran trabajo de investigación, de creación del argumento y de narración merecían un final un poquito más... Y hasta aquí puedo leer...

domingo, 28 de diciembre de 2008

Lo siento

Ayer fue el entierro del padre de mi amigo. No me gusta hablar de esto, porque es algo muy privado y me da la impresión de que le robo un trocito de su intimidad. Pero tampoco quería pasar de puntillas sin comentar nada, porque es una persona que me ha demostrado mucho. Muchísimo.

Oirle leer en la ceremonia un resumen de su vida fue excesivo para mi. Precioso. Lloré por dentro. No sé si sabe lo mucho que lo siento. No sé si sabe lo importante que es para mí. Hay veces en las que doy por supuestos sentimientos que es necesario transmitir.

Hoy toca géminis rasante...

jueves, 25 de diciembre de 2008

Tu dirás que estoy loco

loco loco loco
pensarás que estoy loco
loco de atar
y es verdad que estoy loco
loco loco loco
loco por poderte besar

Mira que hay canciones... y ha tenido que ser justo esta, con lo mal que me cae este tío. Vaya abdominales que tiene, seguro que es genético, y yo dale que te dale al bodypump... A ver que hago ahora para quitármela de la cabeza. ¿Será cosa del subconsciente? Cagüentoloquesemenea...

martes, 23 de diciembre de 2008

Urgencias

Los tópicos no son más que verdades repetidas cienes y cienes de veces, como dirían Las Virtudes. El tópico de hoy: Ah, pero... ¿los funcionarios trabajan? Cuando haces algún comentario chistoso y desafortunado sobre este tópico siempre hay alguien, algún funcionario presente, que se ofende mucho. Ayer mi padre tuvo uno de sus achaques e hicimos la Gymkana de Urgencias Bellvitge Hospital. Tampoco es que fuesen demasiadas pruebas ni muy sofisticadas -radiografía, toma de presión y analítica- y tampoco es que hubiese un ratio enfermos/personal sanitario elevado. Me entretuve contando -tiempo tuve de sobra- y el ratio estaba alrededor del 1:1, es decir un enfermo para cada profesional. Hubo momentos de 12 personas charlando animadamente en el puesto de control, y cuando decidían moverse, siempre con un papel en las manos, parecían grabadas con una Slow Motion.

Ya sé que soy muy injusto, perdón a los que no son así, pero me salió el ¡P*t*s funcionarios! varias veces. Un trabajo tan vocacional no se puede hacer con tanta desgana. Ya sé que les explotan, que hacen jornadas inhumanas y que sus condiciones son deplorables, pero eso no es razón para tener a ocho viejos en una sala de espera diez horas para hacer tres pruebas que no deberían ir más allá de los diez o veinte minutos. No es lo mismo la actitud funcionario con personas que con papeles. Evidentemente, interpretar la analítica o la radiografía requiere la atención de personal cualificado, y entiendo que ahí si hay un cuello de botella, pero el tiempo entre que te dicen que hay que hacer una analítica hasta que la hacen, que en el caso de mi padre fue de unas 6 horas, es muy excesivo. Iluso de mí que, sin tener ni idea de extracciones ni de estudios de enfermería, pensaba que cualquier enfermera está sobradamente preparada para hacer una extracción. Para lo que sí están entrenados es para ignorar tu cara de impaciencia, y girarse hacia otro funcionario con gesto sobreactuado de notehevisto. Yo creo que hacen el mismo cursillo que los dependientes de El Corte Inglés. Lo más triste, o lo que a mi me parece más triste, es que la media de edad debe estar en los treinta. No quiero ni pensar el grado de motivación que tendrán en diez años.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Vacaciones

Dormir bici nuevos amigos desconectar turrón internéeeee fiesta aquella amiga ¡redecora tu vida! Nochebuena cava libros televisión viejos amigos vuelta a la lectura sopa de galets estabilidad emocional fotos bodypump el padre de mi amigo Xegunde la cena de los viernes año nuevo vida nueva no son fantasmas familia que pum que pam discusiones tipo A amigos que ya no son amigos amigas que son sólo amigas biblioteca cambiar el chip ¿cambiar sólo el chip? ¿IBM? martini con aceitunas decepción ¿por qué vienes a mis sueños? yo no soy así yo no quiero ser así decepción yo, yo y después yo es injusto no esperaba eso de ti ¿es ella? podría serlo... ¿pensar demasiado?

domingo, 14 de diciembre de 2008

Me habéis matao

Es lo que repetía después de la sorpresita de 70 km que me tenían reservados los otros dos integrantes del Trío Lalalá Bikers. Suerte que la butifarra de hoy ha sido completamente desproporcionada. Con esto en el cuerpo tiras lo que haya que tirar:




La excursión empezó para mí unos 30 minutos antes que para Francisco y Gregori, porque fui en bici hasta casa de Francisco. El recorrido empezó como de costumbre yendo hasta la Font del Lleó y, desde allí, hicimos la subidita de la carretera de las aguas, que cada vez me cuesta un poco menos. Yo creo que si no fuera por el dolor en el culo podría subirla sin parar, pero es que soy muy sensible y no hay manera :-)



Bajamos por la carretera y luego por una pista muy chula. En este punto de la salida descubro el plato grande, y que no sólo se puede utilizar en bajada. Llegamos a Can Borrell, un poco de dopping legal, y decidimos ir hasta Cerdanyola, para luego ir hacia Montcada y coger el cauce del Besós. En ese punto fue cuando me pegué el primer rejostio. Ese puente con agujeros en diagonal estaba hecho con muy mala idea, y ese cambio de dirección de la chica hizo que metiese la rueda en el agujero. Lo peor fue que se me agarrotó el gemelo y tuve que estirar mucho rato hasta que lo recuperé. Luego con cuidadito para que no se me volviese a agarrotar.



Una vez en el cauce del Besós, el resto de la excursión fue llanear, gran palabra que utiliza Francisco cuando le quiere quitar importancia al trazado, hasta Barcelona, coger Diputación de lado a lado, llegar a Plaza España y vuelta a casa.



El resultado: 6 horas y 45 minutos de excursión, menos la horita -tirando largo- de la butifarra, 57 km juntos (más el trozo Bellvitge-Plaça Sants), buen tiempo, un trayecto muy agradable y otro día genial. Eso sí... ¡Me habéis matao!

viernes, 12 de diciembre de 2008

Angelito...

Hoy he ido al Decathlon y he comprado un maillot y unas mallas de ciclista y, cuando he llegado a casa, he ido a dar una vueltecita en bici por Montjuich. Al volver, dos horas después, embutido en mis nuevas adquisiciones y pensando que había mejorado notablemente mi estética ciclista, un niño -vecino mío- se ha encargado de devolverme de golpe a la realidad: "¿Llevas pantalones?".

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Redecora tu vida

Hace tiempo que le daba vueltas: más de un día y más de dos. Y finalmente me he cansado de tener los libros amontonados en la habitación de los trastos y de encontrarme un recibidor vacío al entrar en casa... Ahora tendré que esperar más de un mes a que los fabriquen. ¿Por qué me cuesta tanto decidirme y una vez decidido lo quiero ya? Ahora que voy en carrera, creo que iré también a por la mampara del lavabo pequeño. Y ya he decidido que necesito una tele plana y una minicadena (¿todavía se llaman así?) para mi nuevo santuario del descanso. Parece que lo de la Visa y las endorfinas es verdad. O eso o estoy empezando a hacer lo que siempre he criticado. Debe ser cosa de la edad...


martes, 9 de diciembre de 2008

My hands are shaking...

He estado desaparecido unos días. La razón ha sido una mezcla de trabajo (malo), demasiadas actividades extraescolares (bueno), una vida social en fin de semana más activa de lo habitual (muy bueno) y principalmente que he estado iniciando un nuevo blog sobre Xegunde, el pueblo natal de mi madre, donde he pasado muchos años de mi infancia y del que guardo un gran recuerdo. Hace ya muchos meses, medio en serio medio en broma, mi prima y yo nos confabulamos para hacer la página del pueblo, pero en formato web daba demasiado trabajo y murió, como la mayoría de iniciativas, por dejadez. Hace un par de semanas retomamos el tema, cambiamos a formato blog, y este es el resultado. Lo más sorprendente es que el mapa de visitantes se ha desmeleanao. Hasta ayer sólo eran de Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat, Tàrrega y Vigo. Ayer empezamos a tener visitas worlwide. Incluso estuve mirando si lo habían colocado en alguna lista de blogs recomendados o algo así. Hasta hay un tío de Alabama, que tiene un blog de contenido marcadamente religioso, que va poniendo comentarios sobre lo bonitas que son las fotos y lo agradable que es el ambiente que se respira en ellas...

lunes, 8 de diciembre de 2008

Induraiiin, Induraaain, induraaaaaaaain

Pues eso, tercer día, bici nueva, un casco muy chulo (gracias Lluís), una ruta más larga, mejores sensaciones, sólo tres heridas en las piernas, un pinchazo... ¿Qué mas se puede pedir? A continuación, documento gráfico.

Empezamos con la butifarra. Antes de que nadie se desmelene, que conste que en este punto ya llevábamos dos horas y media de sufrimiento -por lo menos en mi caso- constante. Una butifarra con mongetes a las 10.30 puede parecer un poco forzado, y ya sé que no queda demasiado profesional decirlo, pero yo diría que fue de lo mejorcito de la salida...


Después de la inyección de energía nos dimos cuenta de que no le habíamos hecho ninguna foto a la bici nueva, así que me hicieron estas dos. En la primera se aprecia el sueño, fruto de levantarme a las 6:50, para llegar a casa de Francisco a las 8:00. En la segunda poniendo cara de québienlostoypasando. Nótense el casco de competición y los pantalones pelín holgados...



Aquí el Trío Resplandor. Estaba tan cansado que se me olvidó subir el segundo dedo...



En la siguiente, Terminator Gregori haciendo una demostración de potencia. Poniendo la instantánea en contexto, hay que decir que subió toda la pendiente con la bici a cuestas, que Francisco estaba 10 metros detrás haciendo la foto y que yo estaba echando los higadillos descolgado unos cuarenta metros empujando la teóricamente ligera nueva bici por una pendiente incompatible con la butifarra que me acababa de comer.



Y finalmente, como fin de fiesta, el pinchazo de rigor, en mi rueda trasera. No me había dado ni cuenta. Yo creo que si no me avisa Francisco llego hasta casa con ella tal cual. Y suerte que iba con ellos, que dudo que yo solo hubiese sido capaz de desmontar la rueda, cambiar la cámara, hincharla, volver a poner la cadena, el disco del freno y la rueda tal y como estaba antes del pinchazo.



La bajada hasta casa -todo bajada de verdad por carretera y sin coches- divertidísima. Y ahora a descansar un poco. Un fin de semana de lo más completo, de los que te hacen desconectar, de los que acabas con ese cansancio grato que te dice por dentro que has aprovechado el fin de semana.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Segundo intento

Hoy he quedado con Francisco para salir en bici. El punto de encuentro era Plaza España y el trayecto, subir al Castell de Montjuich, bajar hasta el Moll de la Fusta, la Barceloneta y el Port Olímpic, y luego subir por el Paralel hasta Plaza Cerdà. En total hemos hecho juntos 16.9 Km en algo más de hora y media. Ellos ya venían desfogaos de Collserola y se han cascao 53 km en cinco horas. Lo siento, esta vez no hay documento gráfico, pero sigo con el casco y los pantalones tan sobradamente comentados.

En total, he estado dos horas y media fuera de casa y he llegado con un cansancio y un hambre razonables. Una churrascada y una siesta de otras dos horas y media (pa compensar) me han dejado nuevo. Y ahora, a trabajar un poquillo, que tengo que adelantar funcionales.

Datos adicionales. Mis tobillos han llegado sin heridas reseñables. Sólo una pequeña rozadura al abrir la puerta de casa al volver. Creo que he aprendido a bajarme de la bici. Y casi me mato al bajar por un camino muy empinado. He acabado contra un árbol con la bici apoyada sobre la rueda delantera y con el sillín en mi espalda. Difícil de explicar con palabras. Creo que los frenos no van muy bien: yo frenaba, frenaba, y ¡aquello bajaba igual!

Por cierto, que he conocido al famoso Gregori. Buen tío, sí señor, buen tío...

viernes, 28 de noviembre de 2008

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Elemental

Adrian Conan Doyle, hijo del ilustre Sir Arthur, escribe "Las Hazañas de Sherlock Holmes" emulando el estilo de su padre. Cuando empecé a leerlo no recordaba ese estilo demasiado recargado, encorsetado, formal... ¿aburrido? Hace mucho -muchísimo- tiempo había leído alguna de las historias de su padre y tuve la misma sensación. Un duro escollo en mi vuelta al hábito de la lectura. Menos mal que El Médico acude raudo al rescate y que siempre hay recursos para encontrar algo positivo...

domingo, 23 de noviembre de 2008

Muerto


Hoy David me ha sacado de paseo por la carretera de Les Aigües. La verdad es que la estampa era para hacer una foto: Él, casco de competición, ropa de competición, bici de competición, piernas de competición... Yo, con una bici híbrida, unos pantalones que me iban grandes, un casco como mínimo curioso, un polar no demasiado adecuado, las gafas del 2004 y unas piernas de todo a cien. He tenido que bajarme de la bici unas 10 veces, he hecho unos cuantas decenas de metros andando, y he llegado a casa con un mareo considerable y con las piernas muy cansadas. Total, que repetiré :-)

Y para que no se diga que sólo pongo fotos que me dejan bien, ahí van las de hoy. Creo que me arrepentiré...


P.D.: La bici es la de David y la verdad es que está bien pero, ¿qué me decís del casco? ¿eh? ¿qué me decís del casco?

viernes, 21 de noviembre de 2008

Los cuentos y la educación infantil

¿Verdad que no quieres que te pase lo mismo que al niño?

jueves, 20 de noviembre de 2008

Sólo una vez

Escoger es renunciar. No se puede apostar a una opción y a la contraria. Y no puedes esperar que tu apuesta no tenga consecuencias. Es una lección que aprendí hace no demasiado tiempo y que, aunque parezca muy evidente, mucha gente no asume.

El tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Lástima, esta vez juzgue mal. No pensaba que este fuera tu sitio. Como me molesta tener que admitir que me equivoqué contigo...

Ni perdono ni olvido. Una vieja amiga decía que era rencoroso. No, no es rencor, ni venganza. Llámale supervivencia, o defensa propia, o protección, o coraza... O no le llames de ninguna manera: el nombre es lo de menos. Lo único que tengo claro es que una, y sólo una, vez.

Y me afecta. No puedo evitarlo. Malditos fantasmas... A veces no me entiendo ni yo mismo.

sábado, 15 de noviembre de 2008

¿Por qué me siento bien?

Porque un compañero me ha dejado su bici para que la pruebe y me ha invitado a salir con su grupo de bicicleteros. Este es su segundo detalle de amigo. La gente que me conoce bien sabe que no utilizo esta palabra gratuitamente. El primero probablemente lo hizo inconscientemente y ni se dio cuenta. Yo sí.

Porque he vuelto a casa en bici y he llegado entero. Dicen que ir en bici es algo que no sé olvida. Claro que no dicen nada de subir a un bordillo en diagonal, de no hacer pie cuando frenas y llevas el sillín un poco alto o de la mala leche que te entra cuando casi te la das contra la papelera al intentar esquivar a los peatones insolidarios. Esto es como el chiste: llevo cinco minutos siendo blanco y ya odio a todos los negros. Pues lo mismo pero con peatones.

Porque casi tengo decidido el diseño del estudio, y estoy muy ilusionado. Y probablemente aprovecharé para poner el recibidor y la mampara del lavabo pequeño.

Porque acabo de hablar con mi abuela por teléfono y se ha emocionado.

¿Por qué no?

jueves, 13 de noviembre de 2008

¿Pa qué?

Pringao pringao pringao pringao pringao pringao pringao pringao pringao pringao

Es lo que me viene a la cabeza cuando veo que las agujas del reloj ya no se acuerdan de cuando pasaron por la marca de la medianoche mientras bajo la tapa del portátil del trabajo.

¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué? ¿Pa qué?

Finalmente consigo salir del bucle infinito gracias a un break() disfrazado de chiste de Buenafuente, recojo mi ego de la alfombra y me voy a dormir o por lo menos a intentarlo. Mañana intentaré llegar al trabajo a las siete para instalar un runtime de debug que me chive cuándo se corrompe la memoria de la aplicación de digitalización del TF. Otro día duro: una reunión de diario electrónico a la diez, otra de multipaís a las cuatro, preparar la reunión de pingüinos del viernes que aún no he empezado a preparar, la guardia hasta las ocho... Parafraseando a un compañero de trabajo que ha hecho de su "no te agobies" una filosofía de vida ¿por qué no me hice fontanero?

martes, 11 de noviembre de 2008

De algo tienen que vivir...

Esto es lo que saca el banco por gestionar (gestionar = emitir un recibo) el pago de un piso que tienen alquilado mis padres:
  • 4,08 € por emitir el recibo. Después de reclamar por esta comisión objetivamente abusiva - y si fuera subjetivamente da igual, menudo es mi padre - le han devuelto 2,61 €.
  • La transferencia se hizo efectiva el cinco de noviembre. Hoy, seis días después, el importe de la transferencia continua retenido. Es decir, ganan los intereses de ese dinero durante seis días, intereses que mis padres dejan de poder ganar. Al interés actual que paga La Caixa son unos cuarenta o cincuenta céntimos. [EDITO 15/11/2008 no lo retienen 6 días, sinó unos 20, porque no es una transferencia sinó un recibo, y el pagador puede retrocederlo durante esos 20 días).
  • Cobra al inquilino por la transferencia (el banco origen de la transferencia).
No comment.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Endorfinas

Hoy he salido del trabajo tan cansado como siempre, con más dolor de cabeza que de costumbre y con una sensación de bajón excesivamente acusada para ser sólo lunes. Aunque no lo tenía pensado, me he dirigido directamente a mi tienda de muebles favorita, esa donde compramos prácticamente todos los muebles de casa. He ido a divagar con Francisco, el vendedor, un tío muy afable, sobre los detalles de un estudio, un sofá-cama y un recibidor. Ha sido curioso como dudaba entre el y el vosotros constantemente, en busca de una ayuda o aclaración mía que nunca llegó. ¿El resultado? Más dinero del que estaba dispuesto a gastar -o no, porque lo que me ha enseñado me ha gustado mucho- y una sensación de euforia sin sentido al salir de la tienda, porque ni he encargado lo que había ido a mirar ni es seguro (aunque sí probable) que lo compre allí. Supongo que ir precisamente a esa tienda para cambiar mi casa ha sido un gran paso.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Harry Flashman

Desde la Conjura de los Necios, de John Kenedy Toole, que con toda seguridad volveré a leer, no me había reído tanto con un libro. George MacDonald Fraser lo consigue constantemente en Flashman. Situaciones como la de recurrir a la tristeza de su madre para que no le expulsasen del colegio -cuando su madre llevaba años muerta- o la de coger la bandera en medio de una batalla para rendirse, y que al desmayarse de miedo y encontrarlo herido y envuelto en ella, se interpretase como un acto de valentía, están a medio camino entre lo absurdo y lo genial, y la manera de explicarlo, ralentizando las escenas trepidantes con los pensamientos a cámara lenta del protagonista, le confieren un carácter aún más cómico del que tendría la escena objetivamente. Flashman es odioso, cobarde, manipulador, mentiroso, arrogante, calculador... y al mismo tiempo divertido, ocurrente y seductor. Una vida guiada por la cobardía y premiada con honores de héroe. Mientras acabo de leer El Médico empezaré con la siguiente recomendación de Jordi, Las hazañas de Sherlock Holmes, un librito muy adecuado -por su tamaño- para leer en el autobús escrito no por Sir Arthur Conan Doyle sino por uno de sus hijos. El listón ha quedado un poco alto...

sábado, 8 de noviembre de 2008

Tengo que aprender a cantar...

Viendo el vídeo no me queda ninguna duda.

¿Profe?

Estos son los requisitos para participar en la bolsa de interinos de la Generalitat. Lo más importantes es tener el certificat de nivell de suficiència de català (C) i el Certificat d'Aptitud Pedagògica (CAP).

Obtener el C de catalán no me parece complicado a priori. Hay mucho material para preparártelo por tu cuenta y, para alguien que utiliza el catalán de manera habitual a nivel profesional y personal, no debería ser más que un mero trámite. Además, es muy asequible: este año las tasas han sido de 24.55 €. Se hace una una única convocatoria de examen al año, en mayo, y las inscripciones se hacen en febrero.

El problema es el CAP, que en 2009 será sustituido por el TED (Título de Especialización Didáctica) y que implicará una dedicación mucho mayor. Se habla de que puede llegar a los dos años.

La verdad es que al acabar la carrera me lo planteé. Es un mundillo que siempre me ha atraído y creo que podría ser un buen profesor. Y viendo las condiciones laborales (horarios, vacaciones, etc) y las tablas de retribuciones... ¿Por qué no?

viernes, 7 de noviembre de 2008

The investment banker

Muy divertida esta parodia de John Bird y John Fortune, en la que escenifican una entrevista a un agente de inversiones para preguntarle por el funcionamiento del mercado y por la crisis económica actual. La entrevista gira en torno a las mismas ideas que la crisis ninja de Leopoldo Abadía, pero con un punto de cinismo realmente interesante:

miércoles, 5 de noviembre de 2008

But is it alright?

Vuelven los fantasmas. ¿Dormir unas horitas hará que se oculten? Creo que no... Esta semana me está pasando por encima. [EDITO 08/11/2008 - Esta semana me ha pasado por encima].


Me gusta lo que transmite: nada importa, soy yo el que pone las reglas, hago lo que quiero porque puedo. Es mi actitud cuando todo se desmorona: intentar convencerme de que estoy por encima de la situación. Ojalá fuese cierto... Por cierto, este Cuz I can, de Pink, es la canción de triceps de bodypump 67.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Taytantos

Pero... ¡qué bien llevados!
Y la siguiente, una excursión o algo así, que me estoy oxidando. Enrique, ya tardas...

domingo, 2 de noviembre de 2008

Cinismo

Últimamente me han dicho demasiadas veces que soy un cínico. Supongo que cuando estoy cansado, cosa que empieza a ser peligrosamente habitual, me vuelvo más incisivo y eso se traduce en una ironía más impertinente, que puede llegar a molestar a alguien. Aún así, para mí el cinismo denota un punto de manipulación que supera con creces este nivel y que no me gusta en absoluto.
  • cínico, ca. (Del lat. cynĭcus, y este del gr. κυνικός). 1. adj. Que muestra cinismo (‖ desvergüenza). Mirada, alegría cínica. Apl. a pers., u. t. c. s. 2. adj. Impúdico, procaz.
  • cinismo. (Del lat. cynismus, y este del gr. κυνισμός). 1. m. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables. 2. m. Impudencia, obscenidad descarada. 3. m. Doctrina de los cínicos (‖ pertenecientes a la escuela de los discípulos de Sócrates). 4. m. desus. Afectación de desaseo y grosería.
  • irónico, ca. (Del lat. ironĭcus, y este del gr. εἰρωνικός). 1. adj. Que denota o implica ironía.
  • ironía. (Del lat. ironīa, y este del gr. εἰρωνεία). 1. f. Burla fina y disimulada. 2. f. Tono burlón con que se dice. 3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.
Supongo que, como buen géminis, me gusta hacer equilibrios en esa fina línea. Esta ambigüedad premeditada en el lenguaje me divierte, y a veces abuso de ella, pero nunca había pensado que pudiese llegar a molestar a nadie.

Por cierto, buceando por la web he encontrado esta página, que explica el significado filosófico de la palabra "cínico" y como ha ido evolucionando hasta convertirse en poco más que un insulto.

Catarsis

Acabo de llegar a casa. La cena del cumpleaños de Nieves ha acabado en un bar cercano con una conversación que ha serpenteado maliciosamente hacia temas donde mis fantasmas se mueven con demasiada soltura. He hablado, y con ello he demostrado que soy vulnerable, sobre cosas que no debía y que ponen en tela de juicio mi integridad. Supongo que necesitaba contarlo porque era un secreto de los que duelen muy dentro y exigen una vía de escape para facilitar la catarsis. Explicarlo y arrepentirme ha sido todo uno: las caras de mis amigos dudaban entre el asombro, la diversión y la desaprobación sin saber exactamente con cuál quedarse. De la conversación me quedo con una frase de Nieves: estás a la defensiva. ¿Quién decía que el tiempo lo cura todo? Piensas demasiado, Luis, hablas demasiado...

sábado, 1 de noviembre de 2008

Celos

Una cena con dos botellitas de Lambrusco potencia la creatividad y propicia conversaciones trascendentales como la de ayer sobre los celos. Con la lengua un poco más suelta -aunque también más lenta- de lo normal intenté explicar mi postura. Creo que hablé más de lo que debía: ese Lambrusco lo carga el diablo.

Para mí son algo necesario: esa sensación de inseguridad, de poder perder algo que te importa hace que te esfuerces por conservarlo. En mi caso, si no están... malo. Y no tienen por qué estar reñidos con la confianza: puedes confiar ciegamente en tu pareja, estar muy bien con ella y temer perderla al mismo tiempo. A mi me pasó. Y dejar de tener este sentimiento tan injustamente considerado fue señal inequívoca de que algo no iba bien.

Dicho esto, no me considero celoso con la connotación tradicional de control, obsesión, agresividad, posesión o desconfianza. Siempre he pensado que, si no quieres estar conmigo, no vale la pena intentar retenerte. Tus razones son completamente irrelevantes, seguro que muy válidas y seguro que no han aparecido hoy. No seré yo el que pierda ni un segundo de mi valioso tiempo cuestionándolas, controlándote o intentando evitar lo inevitable. Prefiero dedicar mis esfuerzos, antes de que llegue ese momento, a que no dejes de querer estar a mi lado.

jueves, 30 de octubre de 2008

Concentración

Hoy he vuelto a coincidir con mi vecino en el autobús. Es de esos que, cuando me ven cinco metros fuera del edificio que compartimos, hacen como que no me ven. Normalmente lo achaco a su falta de educación. Soy demasiado interesante para provocar tanta indiferencia. Supongo que. cuando la obligación de ceder espacio vital en los tres metros cuadrados del ascensor se ha disipado, lo más sensato es demostrar concentración en lo que sea, para evitar conversaciones de ascensor fuera del ascensor. "Estoy tan abstraído leyendo, escuchando música o caminando intentando contar cuantas veces se cruzan los cordones de mis zapatos que no te he visto". Yo, como soy muy mal pensado y veo fantasmas por todos lados, no me lo creo. Y si te pillan, con un "ay, no te había visto, perdona, es que voy dormido" es más que suficiente. La mala educación es una actitud que esta sociedad entiende, tolera y a veces incluso aplaude.

¿Que por qué hablo de este vecino y no de otro? Muy simple: trabaja en mi empresa y cada mañana nos encontramos en el autobús. Y él siempre está muy concentrado...

miércoles, 29 de octubre de 2008

The way I'm feeling



Never ever have I ever felt so low

When ya gonna take me out of this black hole?
Never ever have I ever felt so sad
The way I'm feeling yeah, you got me feeling really bad

Never ever have I had to find
I've had to dig away to find my own peace of mind
I've never ever had my conscience to fight
The way I'm feeling, yeah, I just don't feel right


martes, 28 de octubre de 2008

El canto de las sirenas

Hoy me he encontrado en mi inbox un artículo muy interesante sobre qué pasa cuando no pagas tu hipoteca. Dejando a un lado cuestiones técnicas y de procedimiento, la conclusión es muy clara: mejor ir al banco con un problema, que que tu banco venga a ti por un problema contigo. Te costará mucho menos dinero. Además, no pagar no es una opción... nunca.

Cambiando de tema, aunque no del todo, hoy he hecho unas gestiones bancarias para mis padres. Como el importe de las operaciones era mayor que el límite para esa operativa a través de internet he utilizado el servicio de banca telefónica. El responsable de la selección de las chicas de Caixa Activa -porque todas son chicas- es el puto amo. He llamado unas cinco o seis veces desde que soy cliente, y siempre te atienden con una amabilidad exquisita, una gran eficiencia y ese delicioso -y nada casual- canto de sirenas gallego que desafía al tópico injusto - como todos los tópicos- del gallego pueblerino.

lunes, 27 de octubre de 2008

Marujas

Lunes, 7:10 AM. Otra noche para olvidar, demasiado sueño, demasiadas preocupaciones. La agenda -hace 6 meses no la necesitaba- me dice que será otro día complicado. Bajo la cabeza al libro que estoy leyendo, la vida de Harry Flashman, intentando que su hilarante narrativa me aisle del ambiente deprimente del autobús. Veinticinco personas compartiendo espacio y mostrándose enfrascadas en sus pensamientos para evitar cualquier interacción con el resto.

Cuarta parada del recorrido. Suben cinco mujeres de la tribu de las marujas. Como es habitual, van en grupo -quedan para ir a trabajar, aunque trabajen en sitios diferentes- y no hablan, sino que gritan. Es completamente imposible mostrarse indiferente ante su presencia. El chico sentado delante mío frunce el ceño con incomodidad y se le escapa un "ñej" de desaprobación. La chica de mi lado sube el volumen de su mp3. Saludan al conductor con un coreografiado "buenos días, majo" imposible de ignorar y se distribuyen por el autobús. La primera parece Harrelson: "Conchi, Juani, aquí hay dos, Mari, a la parte alta, Tere, aquí tienes uno". "Niño, ¿me dejas sentarme?", me dice una, "muchas gracias, guapo". Lo han conseguido: se han sentado todas. Separadas, pero se han sentado. Para cualquier persona que no perteneciese a su tribu sería un problema, pero ellas son capaces de hablar a ocho metros ignorando los constantes ñejs del JASP y la pija. Al principio a mí también me molestaban, pero últimamente mi actitud está cambiando por varios motivos. El primero, que me saludan aunque no me conozcan de nada. El segundo, que utilizan expresiones tan en desuso como gracias y buenos días. Y el más importante, que sonríen. Mucho más de lo que hacen las otras veinticinco personas. Y mi libro puede esperar a mañana.

La dotación de los bomberos

1:17 AM ¿Qué hago delante del thinkpad? Es que no escarmiento... Ya cierro pero, antes de irme a la cama, le echaré un vistazo a uno de los momentos culminantes de la televisión de nuestro país, que me pone de buen humor y no me canso de ver: el concejal del ayuntamiento de La Coruña rindiendo cuentas sobre los esfuerzos del ayuntamiento en materia de formación para los bomberos de nuevo ingreso. En un momento de su exposición utiliza una expresión que le provoca un ataque de risa. Ese contraste entre la seriedad inicial y la compostura perdida, aderezado con un marcado acento gallego, roza lo sublime. Lo hice sin querer, no fue premeditado, bueno, vamos a ver, nunca me había pasado esto, esto parece infantil, es un ataque de risa, perdonar. Por lo menos me voy a dormir con una sonrisa de oreja a oreja...

sábado, 25 de octubre de 2008

Los amigos están para eso

¡Vaya bronca me echó una amiga ayer! Una conversación inocente, tras un comentario mío diciendo que acababa de llegar de trabajar, se convirtió en una retahíla inapelable de verdades:

Cada vez te veo más cansado [...] ¿no salías los viernes a las tres? pues ya son las siete [...] se te nota nervioso [...] no puede ser que trabajando doce horas llegues a casa y tengas que seguir [...] haz tu trabajo, sé más egoísta con tu tiempo, no lo regales a los demás [...] tienes que dormir más, no puedes aguantar durmiendo tan poco...

Lo peor de todo es que no pude ni abrir la boca -yo callado, lo que son las cosas- porque tenía más razón que un santo, que una santa en este caso: contra hechos no caben argumentos. No me descubrió nada, por supuesto, ya era consciente de que trabajo demasiado, pero expuso la situación de una manera tan demoledora que llevo todo el día pensando qué puedo hacer para cambiarla. Una de esas broncas que se agradecen...

martes, 21 de octubre de 2008

La crisis en clarito

Hace un tiempo puse un post sobre la crisis ninja, que es como denomina Leopoldo Abadía a la crisis hipotecaria de Estados Unidos y sus consecuencias. Ahora, a raíz de un post de David, me he acordado de lo bien que la explicaba, he buscado en youtube y he encontrado este vídeo realmente didáctico. La verdad es que es muy gracioso y ofrece una explicación clara del porqué de la crisis actual.

domingo, 19 de octubre de 2008

Puuuumping !!!

Como hacía días que acababa con demasiada facilidad la horita de bodypump, ayer subí peso en los ejercicios que menos me costaban. Así que ahora hago piernas, pecho y espalda con 12.5 kg. ¿El resultado? Que la he liado parda... porque en el resto de tracks me temblaban los brazos y no he podido acabar ni biceps ni triceps ni hombros. Además, he tenido que comprar unas empuñaduras de fuerza, para proteger las muñecas en los ejercicios de peso muerto y pectoral. En cualquier caso, los próximos días intentaré no bajar, porque si no te cuesta esfuerzo tampoco vale para nada. La verdad es que estoy contento porque parece que estoy siendo más constante de lo que pensaba y no se ha quedado en un arrebato postvacacional. Una hora de pesas a pelo no hay quien la haga, pero si es con música motivante, es muy divertida y se te pasa volando. Como muestra, el vídeo de la canción de estiramientos de Bodypump 65, Hurt, de Christina Aguilera, de la que ya hablé o esta canción del calentamiento del Bodypump 64, Walk Away, de Kristine W

sábado, 18 de octubre de 2008

Viernes noche

Demasiado estrés, otra semana de locos, empieza a ser demasiado habitual. Conduzco deprisa, música muy alta, no quiero pararme. Sé que si me paro empezaré a pensar. Y sé que cuando estoy así pensar no es bueno. Lo mejor es no dejar que los sentidos se relajen. De pronto, entre Fighter y Zapatillas se me cuela esto:


Mierda...

viernes, 17 de octubre de 2008

Los años no perdonan...

El sábado pasado volví a hacer una cena en casa. Una cena es una de esas ideas que, a priori, parece genial: gente con la que estás bien, un ambiente agradable, regalos, muchos postres...





Pero hay varias razones por las que no es tan buena idea...

La primera, que pone de manifiesto que el tiempo pasa y no demasiado bien para casi nadie... Me explico: antes, tampoco hace tanto, después de cenar nos íbamos de fiesta. Ahora, ni una sola propuesta para hacer "algo" y todos directos al sofá. Alguno incluso aprovechó para echar una cabezadita...

La segunda, el estado en el que queda el piso. Parece mentira que algo tan inofensivo como una cena se traduzca en tantos platos amontonados por todos lados, ollas, basura, comida... ¡Dos horas estuve recogiendo! Y al día siguiente había quedado con Enrique para una excursioncilla por el Montseny (Turó de l'Home i Les Agudes) . ¿Por qué unos fines de semana no tengo nada que hacer y otros no puedo ni respirar?

En condiciones normales no hubiese ido. Con lo cansado que estaba... ¿pa qué? Con lo bien que estaba yo en camita a las 6:30... Pero me apetecía mucho conocer a este grupito. Ya me habían invitado a un par de excursiones y, unas veces porque tenía ya planes, y otras porque la rodilla me daba guerra, no había podido ir. Como ya sabía que eran muy profesionales, dejé la reflex en casa para ir con poco peso, despegué los párpados como pude y ... ¡A subir montañas! Cuando llegamos a Santa Fe del Montseny, el día no era muy halagüeño que digamos, pero Francesc nos convenció fácilmente para hacer la excursión de todas maneras, así que empezamos a subir. A media subida empezó a lloviznar. Reconozco que en ese punto no pude evitar pensar en Joaquín Reyes y su monólogo sobre el campo: el campo es un sitio a donde vas a pasarlo mal para luego contarlo :-)



Bromas aparte, la subida fue un poco incómoda por la lluvia: no sabía si ponerme el goretex, el forro polar o sólo la camiseta. Creo que probé con todas las combinaciones... y el clima se encargaba de demostrarme a los cinco minutos que me había equivocado :-) Párate otra vez, quítate la mochila, saca la ropa que te vas a poner y guarda la que te quitas... Por lo demás, unas vistas preciosas, porque el días se acabó aclarando, una excursión razonable, y una compañía más que agradable. Cuando voy con un grupo nuevo siempre me cuesta el primer contacto, pero la verdad es que me encontré muy cómodo y lo pasé muy bien. Espero poder repetir. Y la rodilla aguantó, que es un gran qué...

miércoles, 15 de octubre de 2008

La sonrisa de Voltaire

Sabe mi amigo Jordi, porque creo que puedo empezar a llamarle amigo, que quiero recuperar mis viejos hábitos de lectura, cuando el trabajo no consumía más tiempo del debido y cuando internet era más una afición que una adicción. Por eso me regala libros como este. "Es muy facil de leer", me dijo, "uno de esos libros que te lees de un tirón". Sabiendo que devora tres libros por semana, ¿qué debe significar para él "leerse un libro de un tirón". En esta segunda entrega de su Filosofía para bufones, Pedro González Calero sigue paseándose por la historia del pensamiento a través de las anécdotas de los grandes filósofos. Ameno, didáctico, divertido, fácil de leer...

[...] Una vez le dijeron a Diógenes que la vida era un mal. Éste le replicó: "No, vivir no es malo, lo malo es vivir mal".

[...] Al salir, Voltaire se encontró con unos lacayos del caballero de Rohan que lo apalearon sin misericordia, mientra éste, que presenciaba la escena desde su carruaje, voceaba: "No le peguéis en la cabeza, de ahí puede salir algo bueno".

[...] Esta misma creencia sería expresada con gracia muchos siglos después por un maestro de la tradición hasídica, Isaac Meir, cuando, siendo todavía niño, alguien le dijo: "Te daré un florín si me dices donde está Dios". Y Meir replicó: "Y yo te daré dos si tu me dices donde no está".

sábado, 11 de octubre de 2008

Un lobo para el hombre

Sábado, 14:09, apoltronado en el sofá en situación de mínimo consumo de energía, con la conciencia recordándome que debería empezar con los preparativos de esta noche. Por segundo fin de semana consecutivo he organizado una cena en mi casa. ¡Qué pringao! Reviso por segunda vez todo lo que necesito . La primera revisión la hice esta mañana al levantarme, a eso de las 11 h y se tradujo en visitas al súper, a la carnicería y a la frutería.

Veamos... Bebidas... vino, cava, zumos, agua... bien... Entrantes... chilenas, berberechos, patatas fritas, aceitunas, jamón, lomo, fuet... me falta el pan de ajo... bueno, ya lo cogeré de casa de mami por la tarde :-) El segundo... ya lo tengo... y la guarnición la he comprado en el súper esta mañana... el tiramisú, ya lo tengo todo, los bizcochos, el café que hice ayer ... ¡Mierda! ¡El queso y la nata para montar!

Me pongo los vaqueros y el primer polo que encuentro, las bambas sin los calcetines y bajo la escalera de cuatro en cuatro. Seguro que estos mamones cierran a las 14:00... ¡No, está abiertooo! ¡Bieeeeeeen!

Cojo rápidamente la nata y el queso y me pongo en la cola. Para ser sábado y a esta hora no hay demasiada gente. Sólo tres personas. Y no llevan demasiadas cosas... Ingenuo ... Cuando me queda una sola persona delante, llega una chica con un carro tipo trailer y le dice "¿vas tú a por eso o voy yo?", dejando claro con una mirada que van juntas y que no tengo ninguna razón para quejarme. Jo, que sólo llevo estooo, no me hagas esperar a que te cobren todo eso. Como siempre, prefiero no decir nada: estas situaciones me pueden. Cinco minutos después buscan en sus monederos el centimillo que permitirá a la cajera devolverles sólo billetes, pero no lo encuentran, así que optan por dar otro billete de cinco euros y se van. Ni un gracias ni un adiós ni un resquicio de buena educación.

Por fin es mi turno. Cuando me giro hacia la cajera observo que los dos chicos negros que iban detrás mío han desaparecido, y en su lugar hay una chica de unos treinta años, que ya empieza a vaciar su carro tipo trailer en la cinta. Mientras la cajera me pide la tarjeta cliente, vuelven los chicos y en un mal castellano pero con una amable sonrisa le dicen a la chica "yo aquí, nosotros somos primero". Y ella, ignorando que evidentemente llevan poco tiempo en nuestro país y no dominan el idioma, les responde, en modo micromachines, que si se van de la cola pierden el turno y que por lo menos uno de los dos debería haberse quedado o por lo menos habérselo comentado a la persona que tenían delante, o sea yo. Finalmente, uno de ellos acierta a decir "por favor, solo esto", mostrándole la caja de galletas y el cartón de leche que lleva en las manos. La situación es tan ridícula que la chica le deja pasar.

Cada vez somos más individualistas, nos importa menos el resto de gente y somos más maleducados, aunque me gusta pensar que si yo hubiese estado delante, hubiese dejado pasar a los dos extranjeros y al soltero de la nata...

Ahora que lo pienso ... Jo**r, no he comprado el pan...