lunes, 10 de noviembre de 2008

Endorfinas

Hoy he salido del trabajo tan cansado como siempre, con más dolor de cabeza que de costumbre y con una sensación de bajón excesivamente acusada para ser sólo lunes. Aunque no lo tenía pensado, me he dirigido directamente a mi tienda de muebles favorita, esa donde compramos prácticamente todos los muebles de casa. He ido a divagar con Francisco, el vendedor, un tío muy afable, sobre los detalles de un estudio, un sofá-cama y un recibidor. Ha sido curioso como dudaba entre el y el vosotros constantemente, en busca de una ayuda o aclaración mía que nunca llegó. ¿El resultado? Más dinero del que estaba dispuesto a gastar -o no, porque lo que me ha enseñado me ha gustado mucho- y una sensación de euforia sin sentido al salir de la tienda, porque ni he encargado lo que había ido a mirar ni es seguro (aunque sí probable) que lo compre allí. Supongo que ir precisamente a esa tienda para cambiar mi casa ha sido un gran paso.

8 comentarios:

PacoPani dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanete dijo...

Ualas!,... con la pedazo de crisis que está cayendo, los obreros en huelga cortando carreteras, familias enteras que se preguntan donde dormirán cuando les quiten su piso, platos vacíos frente a jóvenes sin futuro, ordas de subsaharianos pendientes de un descuido para tener una oportunidad de una vida mejor, sin mencionar el hambre, las guerras, las violaciones de los derechos humanos, el precio del petróleo, las acciones de la General Motors, el agujero de la capa de ozono, las especies en peligro de extinción, el cuerpo modelo espinete de la Ángela Merkel, los problemas con el bicing y tú,... tú,... renovando tu pisito egoístamente!

Eres el responsable de todos los males de la humanidad!!!!

Juanete,... que estilo has elegido?

lucalvago dijo...

Minimalista, por supuesto. En tiempos de crisis ya se sabe :-)

sarada dijo...

Me tienes que decir cómo lo has hecho. Yo entro en decathlon y salgo con algo, fijo. Entro en fnac y salgo con algo, fijo, asi que mejor no entrar en una tienda de muebles... que me conozco, coño!! y puede ser una ruina.

..., la próxima vez avisa que te acompaño. ¡¡¡Mira que reservarte el placer de la compra para ti solo!!!

juanete dijo...

Jaja,... el minimalismo no es un estilo, es la ausencia de este!

Así que eres de esos que todavía no sabe apreciar la enriquecedora diferencia entre una Chaisse-longue estilo Enrique VIII y un sofá zarapastroso del Ikea,... porqué andaré yo perdiendo el tiempo contigo?

lucalvago dijo...

Ueeeeeeec !!
Inválido !!
Argumento reversible !!

"Así que eres de esos que todavía no sabe apreciar la diferencia entre un moderno sofá funcional y una presuntuosamente recargada Chaisse-longue estilo Enrique VIII,... porqué andaré yo perdiendo el tiempo contigo?"

Yolanda dijo...

¿Y esa sensación de "lo hice y qué gustazo"? ¿A que sienta bien dar un paso más sin que el dichoso zapato nos haga la rozadura que nos tememos?. Cada vez falta menos para que te veamos no ya caminar, sino correr cantando a pleno pulmón. No quiero perdérmelo.

lucalvago dijo...

¡Cuánta razón tienes! ¡Lo hice y qué gustazo!