miércoles, 26 de noviembre de 2008

Elemental

Adrian Conan Doyle, hijo del ilustre Sir Arthur, escribe "Las Hazañas de Sherlock Holmes" emulando el estilo de su padre. Cuando empecé a leerlo no recordaba ese estilo demasiado recargado, encorsetado, formal... ¿aburrido? Hace mucho -muchísimo- tiempo había leído alguna de las historias de su padre y tuve la misma sensación. Un duro escollo en mi vuelta al hábito de la lectura. Menos mal que El Médico acude raudo al rescate y que siempre hay recursos para encontrar algo positivo...

2 comentarios:

Yolanda dijo...

No hace mucho releí El Perro de los Baskerville y, aunque el estilo es plomizo y bastante rebuscado, reconozco que la trama me pareció muy original. Y que Holmes,tan inteligente y brillante, puede resultar de un pedante que asusta.

Mañana es la boda de mi amigo Tomás y soy la "madrina", o lo que sea eso en una boda civil. Hablas de "encorsetado" y pienso en el evento de mañana y en lo raro que va a ser, para que veas que muchas veces los cánones sirven de poco. No iban a celebrar nada (cinco años viviendo juntos ya) y de pronto deciden hacer una merienda comunal en el salón social de su urbanización. Y hasta hace un año de casarse ni hablar y aquí estoy con mi home cinema de regalo.

A veces prefiero los libros. Al menos, si no te gustan, les das carpetazo y no los vuelves a mirar. Y aunque es mi amigo desde los 14 años y le adoro ¿por qué de pronto todo me parece ridículamente vacío, como si se hubiesen quedado a medias, como si invitar a una cerveza se lo hubiesen impuesto por el qué dirán?.

Soy un plomo, ya lo se. Es que es casi la una, el informe me trae frita y las neuronas cuando no tienen luz solar tienden a ensombrecerse y ponerse muy dramáticas. Te recomiendo "El rey" de Donald Barthelmy, cortita, curiosa y una pequeña joya. Arturo y sus caballeros siguen viviendo en la vida moderna y no se adaptan. Buenas noches y buen despertar mañana.

lucalvago dijo...

¿Y qué más da que lo hagan por convencimiento o por convención? Al final quieren hacerlo... pues bien hecho está... y si antes no querían, pues ahora si quieren... y si es tu amigo, pues ahí estás con tu home cinema :-) Para mi es fácil decirlo, porque cuando no te afecta no hay problema, pero tengo que reconocer que a mi también me resuenan las neuronas cuando la gente cambia de opinión de una manera tan drástica. Supongo que es porque yo no cambio de opinión. Nunca.