domingo, 15 de marzo de 2009

Rastros de ti

Fin de semana raro. O normal, ya no sé que pensar. O por lo menos no demasiado desalineado con lo que vienen siendo los últimos. Y eso que pintaba bien. El jueves por la noche decidí que el viernes iba a salir pronto del trabajo, coger la bici y empezar el fin de semana rompiendo con cinco días de demasiado trabajo y demasiado estrés. Salida suavecita, 33 km, no demasiado exigente, y bastante productiva en cuanto a mi adaptación a los pedales automáticos. Así que volví a casa, me duche y me fui a cenar. Volví completamente desorientado. No sé que me pasa de un tiempo a esta parte que cualquier detallito me hace volver una y otra vez a pensar en lo mismo. El sábado me desperté pronto. ¿por qué, si no tenía nada qué hacer? ¿por qué, si había dormido cuatro o cinco horas diarias durante la semana? Y lo peor de todo, pensando otra vez. Quemado el cartucho del esfuerzo físico el día anterior, y teniendo en cuenta que había vuelto a quedar para la tarde para salir en bici, volver a rodar como terapia evasiva me pareció un poco excesivo y opté por el plan B: consumir. Así que llamé a mi madre, que había hablado de una nueva tienda de cositas para casa, y me fui a investigar frotando la Visa contra el pantalón para irla calentando. La investigación resultó en varios adornos para vestir un poco el recibidor, una vajilla y una cristalería.



Por la tarde me falló mi compañero de bici, así que me dediqué a ordenar un poco el piso, que falta le hacía. Después de quitar las pesas de la biblioteca y retirar la capa de folletos de propaganda y facturas que cubrían la mesa, tengo que reconocer que ordenado mejora bastante... Y que comprar mejora mi estado de ánimo :-)



Esta mañana me he despertado involuntariamente pronto con ganas de guerra. Cincuenta y cinco km más a la saca y he estrenado mi traje de teletubbie naranja :-) Por razones obvias, no hay documento gráfico. Me duele todo, pero sigo pensando...


Rastros de ti
en cualquier momento
vuelven a mi
como un lamento
rastros de ti
estan encadenados
siguen aquí
te los dejaste olvidados.

Rastros de ti
en cualquier esquina
son para mi
dura medicina
rastros de ti
vivirán conmigo
siguen aqui
como mi más fiel amigo.

5 comentarios:

Yolanda dijo...

Lástima. Lo del documento gráfico, digo. Un pena, con las ganas que tenía yo.... Respecto a lo demás, me temo que va a ser la primavera. Ya te lo contaré despacio. Besis.

Juanete dijo...

Yo pondría un gato peludo y de afiladas uñas en ese sofá tan virgen.

Juanete,... o mejor dos!

sarada dijo...

La atele es pequeña, nen, a donde vas a parar con esa miniatura!!, a ver si espabilas y te marcas una 42"... por cierto suscribo los comentarios de Juanete :-D

lucalvago dijo...

Si quieres que discutamos sobre cosas pequeñas soy tu hombre... ¿Por donde empezamos? :-)

Juanete dijo...

Ualas,... así que se confirman los rumores acerca de tus pequeñeces!!!

...aunque tu tele al lado de la mía es un cinemascope XXL,... claro que yo solo la uso para saber hacia donde orientar el sofá

Juanete,...