martes, 7 de octubre de 2008

El Dream Team

Me está costando mucho adaptarme a mis nuevas funciones. Yo, que siempre me he considerado un técnico puro, buscando siempre la mejor solución y no rehuyendo jamás la responsabilidad, me he visto sumergido completamente en el océano de las reuniones a cuatro bandas donde la gente se pisa para tener más razón (o más visibilidad), del echar pelotas fueras, del politiqueo y de las conference call. Es un mundo muy curioso, en el que tienes que revisar con detenimiento las notas antes de enviarlas, porque cualquier cosas que digas puede ser utilizada en tu contra, donde prima la responsabilidad o el que-no-nos-puedan-echar-la-culpa frente a la solución técnica y donde es más importante cubrirte las espaldas a que las cosas funcionen bien. Lo peor, es que ahora ya veo fantasmas y cualquier justificación injustificable la meto en el saco de las afrentas personales. Has de canviar el xip, Luís, que et donarà un cobriment de cor.

Hace unos años, y debido principalmente a la aparición del mundo web, nuestro estimado cliente incorporó a muchos craks -con cuanta alegría se otorga este apelativo- que iban a aportar valor añadido. Internamente les llamaban Dream Team al tiempo que sonreían levemente. Ahora ya sé por qué: lo de Dream Team era irónico. Siempre he pensado que cracks hay muy pocos. Yo diría que sólo he conocido a uno verdadero y, ahora mismo, no puede trabajar en ningún proyecto porque es demasiado caro y los hunde. No deja de ser curioso que una persona destinada a levantar proyectos esté calentando una silla y se ofrezca a ayudarme a compilar el IeEmbed en debug o a buscar un bug imposible (gracias, Xavi) porque no encuentra un proyecto dispuesto a pagar su tarifa, tarifa que, paradógicamente, la empresa dice que vale. Hay cosas que nunca entenderé... Y espero no entender nunca, porque dejaría de ser crítico con el sistema. Bueno, cierro paréntesis y vuelvo a los cracks, pero no a los de verdad, que ya he dicho que cuesta encontrar, sino a los otros. Es muy fácil ser uno de ellos...

Quiero ser un crack... ¿Qué tengo que hacer?

Simplemente sigue a pies juntillas las siguientes indicaciones:

Haz Replys to all o Forwards masivos o envía notas con copia a muchos jefes. Como diría un amigo mío: "lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal". Tengo dos o tres de estos individuos que saturan mi inbox diariamente. En cada nota se retratan, pero siguen empeñados en involucrar a todo el mundo en la resolución de sus problemas o en la difusión de sus inquietudes.

Echa las culpas a los demás. Si repites un nombre muchas veces asociado a un problema al final será el responsable del mismo. ¿Para qué perder el tiempo solucionándolo? Es mejor dejar claro que no es culpa tuya. Y si lo haces por correo, después de echar las culpas firma con un cordialmente. Así dejas claro que no es nada personal :-)

Utiliza frases del estilo "Huy, no va a poder ser, es muy complejo" o la variante "no, no, es mejor solución que hagamos...". No me engañes, sé que no es verdad. Si no quieres hacerlo, dame una buena razón, no una buena excusa. Y, sobretodo, no lo retrases hasta el infinito porque te suponga un extra de trabajo.

No des información. Si explicas lo que sabes a alguien, entonces sabrá lo mismo que tú y pasarás a ser prescindible. Por eso, hay que dar la mínima información para hacer una tarea. Esto es aplicable tanto a compañeros de trabajo como a otros proveedores o al cliente.

Utiliza palabras como causística, firm weir y codig. Vaaaaaale, aquí me he permitido una pequeña licencia y no venía a cuento, pero es que tenía que decirlo :-)

Y finalmente, descalifica con suficiencia. Son especialmente adecuadas frases del estilo "No, hombre, si lo sabré yo" o "Ah, ¿pero no sabes como funciona...?" o "Perdona, me habías dicho que te llamabas..." y, cuanta más gente esté presente cuando las digas, mejor. Si lo haces por correo, por supuesto no copies al descalificado, pero sí al resto del mundo... Cuanta más gente lo sepa, mejor :-)

6 comentarios:

Juanete dijo...

Tísimarazóntienes camarada!. Neste periodo imperial que nos ha tocado vivir, plagado de neotrepas, yonohesidos, browndispatchers y otros funúnculos del tipo semehasubidoalacabeza, el que llega último arrastrado por la corriente de la carrera profesional se enfrenta a un medio hostil donde nadie lleva sombrero. No te sometas!!!

lucalvago dijo...

Al final el problema es que en un lado de la mesa está la gente que cree que la manera de subir es hacerse notar y machacar al otro y, en el otro, los que creen (creemos) que se trata de hacer las cosas bien... Estos últimos suelen ser el objetivo de los ataques de los primeros, son popularmente conocidos como 'ilusos' y se suelen caracterizar por tropezar N veces en la misma piedra ¿o debería decir en el mismo crack? :-)

-Xv dijo...

(Escribo sonrojadísimo, Luis! ¡Gracias mil!)

No sé si los años te han cambiado mucho, pero me cuesta un montón imaginarte callado en situaciones así. Te he sufrido :-) Ricardo Semler, un empresario magnífico al que habría que clonar, tiene como norma que él y la gente de su equipo pregunte tres veces seguidas "por qué", como los niños. Pues bien, te aseguro que cuando lo leí, pensé, "el Semler este estaría encantado con Luis" :-)

Parte de esta enfermedad hasta tiene su acrónimo: CYA (Cover Your Ass) . ¿Traducible como "salva tu culo"? Y si, está la mar de extendida dentro y fuera del sector. Y si, ¡pone de una mala leche!

Pero no todo está perdido... No todos somos tontos o trepas, pero casi casi nadie se atreve a ser el primero en decir que el rey está desnudo. Y aquí es dónde ha de estar (seguir estando?) Luis en modo por qué-por qué-por qué. Igual nadie más está de acuerdo, igual alguien lo está y sigue callado, o igual algo cambia. Pero la alternativa es volverse un cínico, y eso es malo para las personas y para los negocios.

Muuuy recomendable esta historieta, y el artículo que aperece en los comentarios sobre el síndrome del Gallina de la NASA. ¡No la jodamos por omisión!

Hace falta escoger las batallas, pero es muy sano discutir lo discutible o, después de una reunión, acorralar al capullo de turno y ponerle delante del espejo de su actuación impresentable.

lucalvago dijo...

Creo que sigo en modo "porque" a ON. Mis problemillas me ha traído más de una vez porque la gente suele asimilar que discutas la solución que proponen a que te estás enrocando o a que tienes algo personal contra ellos. Aquí sí que creo que he cambiado un poco, aunque me gusta pensar que no demasiado, y de vez en cuando cambio a OFF. Sólo de vez en cuando, ya me conoces :-) Así me va. Por cierto, lo de CYA me gusta: define muy bien la filosofía...

Juanete dijo...

Lidiar con estos enfisemas es un sinvivir desagradable cuando, todavía, la seguridad en la razón de uno y la personalidad carecen de lo otro y de lo uno respectivamente. Tu ya sabes, Luis, que yo acabo de tirar la toalla por algo similar y que prefiero ir a escalar la pared de enfrente que esperar a que un pedrusco lanzado por otro acabe rompiéndome los nervios. No quisiera, dentro de unos años, comprobar que me he convertido en espejo de mis similares. Aupa el xk-xk-xk!!! -a los niños les va bién-

lucalvago dijo...

No des tantas pistas, que al final sabrán quien ereeeees :-)